Una colección de yates inspirados en James Bond hacen de John Staluppi el Daniel Craig del mar

Una sonrisa irónica del actor de Hollywood Daniel Craig es todo lo que se necesita para convocar la imagen de James Bond. Pero si uno combina el 007 con temas de superyates, es el nombre de John Staluppi el que viene a la mente.

Un reconocimiento bien merecido, pues el empresario nacido en Brooklyn ha sido propietario de 27 barcos en el transcurso de 30 años y les ha asignado a cada uno de estos el nombre de alguna película de James Bond.

Los barcos de John Staluppi

El “For Your Eyes Only” de 118 pies, construido en 1985 por Denison, marcó un cambio radical con respecto a los barcos pesqueros más pequeños de John Staluppi y fue el primer yate a motor en los EE. UU. en tener una combinación de motores MTU con propulsión a chorro de agua.

Pero fue su segundo yate inspirado en 007, “Octopussy”, lo que le dio fama fuera del mundo de la navegación y convirtió a los Bond en algo más que un truco. Construido en 1988, el Heesen de 144 pies tenía un extremo superior devastador de 61 mph, una velocidad que todos los demás astilleros en ese momento dijeron que no se podía alcanzar. “Octopussy” entró inmediatamente en los libros de récords como el yate más rápido del mundo.

“Ese récord fue importante para mí porque, cuando llegas a cualquier lugar, siempre hay un barco más grande o más bonito, pero no hay mucha gente que pueda decir: ‘Oye, este es el yate más rápido del mundo”, dijo Staluppi a Robb Report USA.

Foto: Johnstaluppi.com

Con el tiempo, Staluppi ha perfeccionado sus requisitos, ahorrando descargas de adrenalina para sus automóviles, helicópteros y aviones. Hoy en día, prefiere que sus yates tengan una velocidad máxima de unos 21 nudos, capacidad transatlántica y mucho espacio interior. Eso es exactamente lo que ofrece Quantum of Solace .

Yate Diamonds are Forever de John Staluppi

Quantum of Solace

Construido por Turquoise en 2012, Quantum of Solace es uno de los cuatro yates en el mundo que tiene un atrio de doble altura en el salón principal. Para John Staluppi, quien encuentra la emoción y los artilugios de las películas de Bond como una asociación adecuada para sus yates, la característica de diseño fue un gran atractivo. “Nunca había visto eso antes y simplemente no podía imaginarlo. Por eso tuve que ver el barco”, comentó.

Él magnate compró el yate casi “sin verlo” en 2019. “Estaban en Colombia y les dije: ‘Te daré un depósito no reembolsable de 50 mil dólares, lleva el bote a las Bahamas de camino a Europa. Si me gusta, lo tomaré de inmediato. Si no lo hago, me quedo con mi dinero’”, recordó.

A John Staluppi le gustó mucho el diseño. Más allá de la estética, es un pragmático acerca de sus yates. Señaló que el garaje de Quantum estaba equipado con grúas fáciles de usar, el club de playa tenía aberturas de puertas al nivel del agua. El barco también tenía una piscina de contraflujo de 16 pies «en la que realmente puedes nadar» y una estación de DJ profesional en la terraza que también funciona como un versátil helipuerto.

Éste es el primer yate en el que John Staluppi y su esposa han pasado ocho semanas a bordo sin precedentes. Cuando llegó el Covid-19 y cerraron sus zonas de crucero preferidas en Europa, viajaron de Maine a Boston, alrededor de Nantucket y Greenport, y echaron anclas en Martha’s Vineyard.

Más allá de la velocidad

A lo largo de los años, John Staluppi ha pasado de construir superyates rapidísimos a otros que enfatizan el espacio y la comodidad.

Años de estar intrínsecamente involucrado en el diseño, construcción y venta de tantos yates han convertido a Staluppi en un consultor codiciado tanto para propietarios como para astilleros.

En 1998, lanzó su flota Millennium Super Yachts, en la que construyó yates por encargo. “Es importante tener un buen diseño desde el principio, para no tener que hacer muchos cambios”, dice. “Por supuesto, eso es casi imposible. Cada vez que construyes un barco, sabes que tendrás entre 400 mil y 2 millones de dólares en cambios.

Por su construcción personal, “World Is Not Enough” de 2004 es uno de sus favoritos. “La verdad del asunto es que fue el yate más rápido que hemos tenido; es sólo que nadie llegó a esa velocidad ”.

Spectre , construido en 2019 por Benetti, estuvo cerca de ser su «yate perfecto», pero la cubierta superior parecía demasiado pequeña para el gusto de Staluppi. Para cuando se dio cuenta de que ese era el caso, la construcción estaba demasiado avanzada. Ahora, el propietario del yate en serie se está centrando en su próximo proyecto, que promete tener una multitud de dispositivos Bond.

“Siempre digo que este es el último barco que estoy construyendo y luego vuelvo a construir uno nuevo”, reconoce John Staluppi.

Con información de Robb Report USA

Pixel