Vacheron Constantin, pionero en combatir falsificaciones

Compartir

Las falsificaciones son uno de los mayores quebraderos de cabeza a los que se enfrentan las firmas de lujo. Y son las culpables también de pérdidas millonarias año con año.

Vacheron Constantin ha dado un paso hacia delante en la detención de esta mala práctica en la que no gana nadie. Porque la marca pierde, pero el comprador también ya que si hay algo irremplazable es el lujo de algo auténtico.

En mayo de este año, la firma suiza anunció la puesta en marcha de una autentificación digital a través de tecnología Blockchain y en la que participan en una prueba piloto toda la colección de relojes de la Maison.

Para lograrlo, Vacheron Constantin colaboró con Arianee, el primer registro perpetuo, anónimo y confiable de todos los activos de lujo del mundo, con la intención de encontrar una solución de garantía y autentificación basada en la protección de datos y en el anonimato del cliente.

“Al anunciar la digitalización de sus certificados de autenticidad, nuestra empresa está evolucionando con los tiempos, como siempre, al servicio de sus clientes», sentenció Según Guillaume Boilot, Consejero Delegado de Vacheron Constantin y señaló que gracias a la unión todos los clientes gozarían de verdadera seguridad acerca de la autenticidad de sus relojes.

¿En qué consiste?

Arianee es una de las primeras aplicaciones Blockchain específicas que están a disposición de los consumidores finales dentro del mundo del lujo.

Esta solución de código abierto ha sido diseñada para dar a cada objeto una identidad digital imposible de falsificar, duradera, segura y transferible. En

En este caso, cada reloj de Vacheron Constantin ha sido inscrito en el protocolo Arianee y recibe un certificado, además de la ya tradicional autentificación en papel.

Para que nos entendamos mejor, este certificado funge como un pasaporte digital con varias características innovadoras: puede transferirse de un propietario a otro; establece un vínculo anónimo entre el propietario y Vacheron Constantin; y es abierto, además de conectado, lo que permite que su propietario asegure el modelo, lo declare perdido o robado y comparta o demuestre su propiedad.