Famoso por ser el favorito de muchos famosos, el Tank Française de Cartier vuelve a ser protagonista

Era la época en que los relojes empezaban a salir de los bolsillos para colocarse en las muñecas, en plena Guerra Mundial, cuando inspirado en la forma de un vehículo de combate, Louis Cartier creó The Tank, un reloj que no sólo sobreviviría a los conflictos bélicos, sino que se mantendría vigente por más de un siglo, hasta nuestros días, con apenas unas cuantas variaciones, entre ellas, la presentada en 1996, el Tank Française, que hoy día vuelve a ser protagonista al relanzarse con un estilo más radical, que sin cambiar su esencia original, nos muestra una evolución y un nuevo enfoque tanto estético como ergonómico.

Disruptivo en muchos sentidos, The Tank de Cartier, lejos de inspirarse en el diseño de los relojes de su época o anteriores, apostó por la transformación, cambiando la típica esfera redonda por una línea recta; con lo que la caja, las asas y el brazalete se convirtieron en uno mismo, inspirándose en la forma (rectancular) de un tanque de guerra.

Tank

Una silueta diferente que marcó una manera distinta de interactuar con el tiempo y atrajo a un gran número de celebridades que buscaban distinguirse todavía más del resto.

Tank Française de Cartier

El 1996, el proceso evolutivo de este reloj dio paso al Tank Française que innovó con un brazalete de metal en perfecta continuidad con la caja. Un diseño de metal monobloque, que ahora Cartier reinterpreta con un estilo más radical.

Un nuevo enfoque, tanto estético como ergonómico, que dinamiza las líneas ultraperfiladas del reloj, disponible en acero y oro amarillo con o sin diamantes.

“El nuevo Tank Française refleja una convicción creativa: como en el caso de una piedra tallada de la que se quiere recuperar el estado puro, se trataba de captar su forma radical, simplificar sus líneas esenciales y despojarlas de todo adorno para volver a la génesis del mito”, dice a través de un comunicado Marie-Laure Cérède, directora Creativa de Joyería y Relojería de la Maison.

Hecho famoso por gente como Michelle Obama; Giselle Bündchen y Robin Wright, el Tank Française fue uno de los relojes favoritos de la princesa Diana de Gales. Hablamos de una pieza en oro amarillo que fue un regalo de su padre y que al morir le fue heredada a su hijo, el príncipe Harry, quien la dejó en manos de su esposa, Meghan Markle, quien parece darle el justo valor al utilizarlo en ocasiones muy especiales. Sí, se trata de ese tipo de reloj cuya atemporalidad y elegancia le permiten trascender generaciones.

La película de lanzamiento en París

Para este relanzamiento del Tank Française, Cartier encargó al cineasta británico Guy Ritchie, una película que capturara este culto al paso del tiempo.

Tank
Catherine Deneuve

París fue la locación para este filme que tiene en su elenco al actor ganador del Oscar, Rami Malek y a la leyenda francesa del cine y el estilo, Catherine Deneuve.

“Esta es la historia del azar y los divertidos giros del destino, la del vínculo kármico que parece unir a ciertas personas. A un lado, Rami Malek, al otro Catherine Deneuve. Ambos se encuentran al cruzar el puente Alexandre III en diferentes momentos con complicidad y alegría”, revela Cartier en un comunicado.

Tank
Rami Malek

En el mismo se ecplica que la película es un homenaje al cine y a la libertad creativa que comparte Cartier. París desempeña el papel principal junto con un reparto internacional de personalidades destacadas.

“El Tank Française, expresión de una cierta vanguardia, conecta con la libertad y creatividad de París, cuya geografía cultural captó tan bien el cine de la nouvelle vague.

Por tanto, era natural que se dejara filmar, entre la orilla izquierda y la derecha, como un héroe de ayer y de hoy.”

Al final de cuentas, la película, pero sobre todo el reloj Tank Française son una clara muestra de cómo el tiempo pasa, pero la elegancia y el estilo permanecen y evolucionan.

Pixel Pixel