Te contamos cómo se hace un tequila al pie de un volcán

Compartir

Tuvimos la oportunidad de visitar la destilería Volcán de mi Tierra y tenemos mucho que contarte sobre cómo se hace un tequila de esta categoría.

A lo lejos se logra visualizar con claridad el extinto volcán de Tequila. Desde la entrada de la destilería Volcan de mi Tierra, es posible apreciar ese paisaje tan mexicano que distingue a la región de Valles en Jalisco.

Es ahí donde se lleva a cabo un elixir como ningún otro. Volcán de mi Tierra sabe a Jalisco, a esos terrenos cálidos, a los minerales que su ubicación le permite tener en cada una de sus notas.

Hay tantos detalles sobre su elaboración que, cuando lo pruebes, harán de la experiencia de beberlo algo mucho más especial. Volcán de mi Tierra es el único fabricante de tequila que pertenece al conglomerado Louis Vuitton Moët Hennessy. Su pertenencia al grupo de lujo le permiten adueñarse del savoir-faire que caracteriza a la compañía.

En la destilería se llevan a cabo dos grandes ejemplares: Blanco y Añejo Cristalino. Ambos gozan de una complejidad inigualable y todo gracias a lo que ocurre dentro de su hogar.

Los agaves

Todos sabemos de dónde proviene el tequila, pero en el caso de Volcán de mi Tierra es algo peculiar. Los agaves se obtienen de dos terrenos: Altos y Valles, siendo estos últimos los más cercanos al volcán de Tequila.

Esta diferencia de territorio lo cambia todo y es que la mineralidad de la extinta erupción es un factor que evoluciona en la etiqueta Blanco y Añejo Cristalino. Mientras más cerca del volcán se encuentran los agaves, más interesante y menos frutal se torna su sabor.

La jima

Como en todos los tequilas, el jimador es el núcleo de la bebida, pues es quien prepara el agave. Aprender a hacerlo es una actividad que puede tomar hasta un año y en cada tequilera, quienes jiman lo han dominado desde muchas generaciones atrás.

Tequila Blanco

El contenido de Tequila Blanco es una mezcla de los agaves de Valles y Altos. No obstante, Volcán de mi Tierra hace algo que no se había visto en la industria: se procesan por separado.

Mientras que Valles se cocina 36 horas en horno de mampostería, se muele en tahona y se fermenta en tanques de madera de levadura de champagne, Altos se coloca en hornos de autoclave durante nueve horas, se muele en tren de molienda y se fermenta en tanques de acero inoxidable con levadura de ron.

¿El resultado? Un tequila que fluye con facilidad en tu paladar, refrescante con notas cítricas, cereza, pera y durazno.

Tequila Añejo Cristalino

Con este blend de añejos y extra-añejos, Volcán de mi Tierra realmente se luce y demuestra la exquisitez de LVMH, pues sus notas de vainilla, caramelo y chocolate provienen de su reposo en barricas de cognac y whisky Glenmorangie.

La botella

Cada etiqueta es colocada a mano por un grupo de mujeres que afinan cada detalle para que luzca perfecta y simétrica.

La presentación de Volcán de mi tierra ha sido galardonada por el Beverage Testing Institute gracias a su magnífico diseño. En su interior, literalmente, resguarda un volcán en honor a la erupción que ocurrió hace 200 mil años con la que comenzó su historia.

Volcán de mi Tierra es un paraíso para amantes de tequila, en sus rincones puede sentirse la pasión por un elixir tan icónico. Es un imperdible de Guadalajara.