Date una escapada romántica con jet privado y villa exclusiva en una isla

El amor ya se respira en el aire y si este año las ideas de regalos para San Valentín ya se te acabaron te gustará saber que, si estás dispuesto a gastar unos cuantos miles, puedes vivir un fin de semana romántico con jet privado y tu propia villa en una isla.

Paramount Business Jets, un corredor de vuelos chárter y jet privado, encontró a su pareja perfecta en Exceptional Villas, con quien diseñó un paquete super romántico que promete un viaje inolvidable a tu propia isla, por unos días.

Jet privado isla
Fotografías: Paramount Business Jets

Todo comienza con el traslado privado al aeropuerto ejecutivo de Teterboro en Nueva Jersey, ahí los estará esperando el jet privado ARGUS Platinum Rated Super-Midsize Citation X que despegará el 9 de febrero.

Video Recomendado

Durante el vuelo de tres horas las comodidades no se harán esperar, con un servicio de catering gourmet y una selección de bebidas, el escenario perfecto para iniciar un viaje romántico.

Jet privado isla
Fotografías: Paramount Business Jets

El aterrizaje es en un paraíso dentro de las Islas Turcas y Caicos, en donde los espera una elegante villa frente al mar rodeada de exuberantes jardines y con un perfecto espacio frente al mar, combinando armoniosamente privacidad con comodidad.

Esta villa está convenientemente ubicada a cinco minutos de Grace Bay y a un par más de las mejores boutiques y restaurantes de la zona, pero lo mejor es que su playa es reconocida como una de las 10 mejores en todo el mundo, con cuatro kilómetros de arena blanca y aguas color turquesa.

La escapada se completa con un tratamiento de masaje sueco de 60 minutos para ambos, sesiones diarias de yoga en grupo frente al mar y una selección de deportes acuáticos para los más aventureros, incluyendo kayak, remo y snorkel, y obviamente acceso ilimitado al gimnasio, chef gourmet y mayordomo personal.

Esta extraordinaria colaboración promete una escapada romántica única para ti y tu pareja a esta impresionante isla y aunque el amor no tiene precio esta experiencia tiene un valor que ronda los 84 mil dólares.

Pixel Pixel