Beau-Rivage Genève sinónimo de alcurnia y gloria

Constituido como un tesoro histórico de Suiza por derecho propio, el Beau-Rivage Genève, una de las joyas que forman parte de The Leading Hotels of the World, deslumbra por sus instalaciones maravillosas y su elevado sentido de la hospitalidad, que alcanzan el grado de arte.

Te puede interesar: Hoteles para Gamers, el nuevo gran proyecto de Atari.

El encanto de la exquisita y potente Ginebra, ubicada en la punta sur de Suiza, se revela en aspectos como el profundo color azul del lago Lemán, la capa de nieve en los picos de los Alpes y en 13 Quai du Mont-Blanc, en donde se levanta el hotel Beau-Rivage Genève.

El abolengo de este establecimiento de cinco estrellas se mantiene hasta nuestros días gracias a su sólido legado, que se remonta a 1865, cuando los visionarios Albertine y Jean-Jacques Mayer escribieron el primer capítulo de su historia.

Página tras página, la familia se ha comprometido a conservar su grandeza y su empeño ha rendido frutos.

Este antiguo y hermoso edificio, enclavado a la orilla del agua frente a la imponente fuente Jet d’Eau, es un homenaje al diseño francés con acabados de elegancia máxima, con detalles como escaleras de caracol construidas en mármol, mobiliario envuelto en terciopelo de la más fina calidad y majestuosos candelabros de cristal.

En conjunto, las 72 habitaciones y 23 suites del Beau-Rivage Genève preservan el alma antigua del recinto y contribuyen a transportar a los huéspedes a través de un viaje por el tiempo hasta el siglo XIX.

Además, la gastronomía es otro de los puntos fuertes del hotel: el chef Dominique Gauthier complace a los paladares más exigentes en el restaurante de una estrella Michelin Le Chat-Botté, que abrió sus puertas en 1967, poco más de un siglo después de la fundación del hotel.

Y como cabe esperar en uno de los miembros de The Leading Hotels of the World, el spa La Suite de Beauté es un templo donde belleza y bienestar se funden para confortar a todos los visitantes.

Queda claro que razones no faltan para acudir a este palacio suizo donde se recrea el arte del buen vivir.

Pixel