Ahora puedes tener una isla privada a 30 minutos de Manhattan

Compartir

Durante generaciones, los neoyorquinos han buscado innumerables formas de escapar de la ciudad y obtener una dosis de aire fresco el fin de semana. Ciudades dormitorio como Catskills y Hudson Valley se han convertido en opciones cada vez más populares (y atestadas) para un segundo hogar.

Pero si buscas un fin de semana con algo más original y ambicioso, ahora puedes tener tu propia isla privada, a solo 30 minutos de las costas de Manhattan.

Isla Columbia en la noche

La isla Columbia, ubicada en la desembocadura de Long Island Sound, acaba de llegar al mercado por 13 millones de dólares y se completa con una casa de lujo de 5,600 pies cuadrados.

Esta elegante fortaleza está equipada con una cocina de vanguardia, cuatro dormitorios, dos baños y, por supuesto, vistas épicas del horizonte de Nueva York.

Al Sutton, el actual propietario de la isla, dijo a Bloomberg que la propiedad podría atraer a alguien «que quiere privacidad, pero también derechos de fanfarronear al más alto nivel».

Como plus, tanto la isla como la vivienda son completamente autosuficientes. Hay paneles solares en el techo que generan energía; una máquina desalinizadora proporcionar agua limpia; cuenta con un sistema séptico que se vacía por un servicio privado; y un sistema de rociadores de alta tecnología.

Además, la propiedad puede enfrentar cualquier tormenta, literalmente, con un muro de mar de concreto y contraventanas automáticas.

Sutton, quien vive en Manhattan, dice que está a 30 minutos de viaje desde la isla hasta el helipuerto de East 34th Street.

DCIM\100MEDIA\DJI_0535.JPG

Pero, ¿por qué un hombre que gastó 8 millones de dólares y 11 años de su vida desarrollando este oasis quiere deshacerse de él? La complicada construcción afectó a Sutton, quien ahora está en sus 80 años. «Una solución más simple para mi deseo de un retiro Zen habría sido alquilar un bote de remos desde City Island por 10 dólares», señaló Sutton.

La propiedad está disponible para su compra a través de Patti Anderson en Julia B. Fee Sotheby’s International Realty. Un segundo retiro aislado, la isla Pea en su mayoría subdesarrollada, también se incluye en el precio de 13 millones dólares, en caso de que un refugio en una isla no sea suficiente.