No es sólo Taylor Swift, unos mil aviones privados volarán a Las Vegas para el Super Bowl

El Super Bowl de este año podría convertirse en un evento súper contaminante. Y es que más allá de la polémica que ha desatado en las redes sociales el hecho de que la cantante Taylor Swift vuele en su propio jet desde Japón para ver jugar a su novio, se espera que, al menos unos mil aviones privados aterricen en Las Vegas para el gran partido entre los 49ers de San Francisco y los Chiefs de Kansas City, informó el miércoles The New York Times.

Si bien eso puede ser bueno desde un punto de vista económico, con toda esa gente gastando su dinero en la Ciudad del Pecado, no es tan positivo desde el punto de vista climático.

“Los niveles de emisiones de un megaevento como este provenientes del tráfico aéreo y el uso de energía son al menos el doble en un día de lo que sería en promedio”, dijo al Times Benjamin Leffel, profesor asistente de sostenibilidad de políticas públicas en la Universidad de Nevada.

Video Recomendado

El auge de los aviones privados

La afluencia de aviones privados no tiene precedentes: el Super Bowl es consistentemente uno de los eventos con mayor asistencia en los Estados Unidos, atrayendo quién es quién de la cultura y los negocios estadounidenses.

Pero se espera que este año sea un evento aún mayor de lo habitual (con los precios de las entradas a la altura).

El año pasado, por ejemplo, sólo 562 aviones privados volaron a aeropuertos alrededor de Glendale, Arizona, donde se celebraba el gran partido. Y en 2022, 752 aeronaves de este tipo llegaron a Los Ángeles para ver fútbol.

Este año, se prevé que el Super Bowl atraerá a unos 450,000 visitantes, según The New York Times. Y buena parte de esa gente volará con estilo, similar a lo que ocurrió en noviembre durante el Gran Premio de Las Vegas.

En ese evento llegaron 927 aviones de negocios a los tres aeropuertos del área de Las Vegas, y un portavoz del Departamento de Aviación del Condado de Clark, que supervisa Sin City, dijo al Times que esperan un nivel similar de vuelos este fin de semana. (Quizás Taylor Swift estará en uno de esos aviones…)

Algunos residentes de Las Vegas no están muy contentos con el aumento. Jaime Brousse, una de esas personas, dijo al periódico que pudo notar una diferencia durante el Gran Premio, tanto en la cantidad de aviones que sobrevolaban como en su efecto sobre la atmósfera.

“Es fácil ver la capa de smog que cubre la ciudad”, dijo. “Sé que la mayor parte proviene de los automóviles, pero no puedes evitar pensar que todos esos jets privados probablemente no estén ayudando”.

Las Vegas siempre ha sido una ciudad para los grandes apostadores, y ahora también lo es.

Publicado por TORI LATHAM en Robb Report EE.UU.

Foto principal: Gulfstream

Pixel Pixel