Ya fue del mejor piloto, ahora el Ferrari F1 de Michael Schumacher busca al mejor postor

Ferrari tiene una larga y exitosa carrera dentro de la Fórmula 1, pero fue en 1998 cuando la escudería dio un paso importante hacia su resurgimiento en las carreras y un factor clave en este proceso fue reclutar a Michael Schumacher.

Después de algunos años complicados, Schumacher llevaría a la escudería a alturas sin precedentes consiguiendo una racha de cuatro carreras ganadas consecutivamente.

La exitosa dupla entre Ferrari y Michael Schumacher

En 1998, Ferrari presentó de manera oficial un nuevo automóvil que denominó F300, este empleaba un motor completamente nuevo Tipo 047 de 3.0 litros generando 800 caballos de fuerza y una velocidad máxima del motor de 17,500 rpm.

Una de las grandes novedades en el monoplaza era un sistema de escape de ‘periscopio’ diseñado por Willer Toet, este enviaba el calor hacia arriba y lejos de la caja de cambios secuencial de siete velocidades.

Teniendo que lidiar con importantes cambios en las reglas y diseño de los autos de la Fórmula 1, Rory Byrne presentó un auto con varias alteraciones en la aerodinámica, esto incluía un panel de entrada de aire más esculpido, amortiguadores delanteros montados verticalmente y configuraciones de barra de torsión junto a discos de freno compuestos con alto contenido de carbono y llantas de aleación Bridgestone de 13 pulgadas.

Michael Schumacher Ferrari
Fotografías: RM Sotheby’s

Los ajustes que se hicieron durante la temporada, unidos a la destreza de Michael Schumacher hicieron que el auto se convirtiera en el uno de los más exitosos de las carreras con un récord perfecto al ganar los cuatro Grandes Premios que disputó.

Aunque McLaren ganó las primeras dos carreras de 1998, Ferrari se recuperó produciendo una competencia reñida durante el resto de la temporada.

La dupla Ferrari-Schumacher ganó el Gran Premio de Canadá, el Gran Premio de Francia, el Gran Premio de Gran Bretaña y el Gran Premio de Italia.

El chasis 187 que formaba parte del auto se conservó un año más, posterior se vendió en las mismas condiciones de carrera en las que permanece hasta el día de hoy.

Con 23 años bajo su custodia, el chasis ha permanecido protegido del público durante todo este tiempo, nunca ha sido restaurado o alterado de su condición de carrera y ahora se ofrece públicamente para su venta por primera vez en su historia.

Se trata de unos de los autos Ferrari F1 más importantes que existen, siendo el único chasis invicto que corrió al menos tres carreras.

La subasta se llevará a cabo por RM Sotheby’s del 18 al 20 de agosto en Monterey, California. El precio de salida es de 6 millones de dólares.

Pixel Pixel