Alieno Arcanum parece haber llegado de otro planeta, ¿spoiler? Su interior lo confirma

Misterioso, veloz y con una apariencia fuera de este mundo, si creíste haber visto deportivos con apariencia extraordinaria el nuevo Alieno Arcanum parece todo menos terrenal, algo que en palabras del fundador de la marca es: un dudoso honor de ser un auténtico pionero.

¿Es de otro planeta? Podría ser, pues la misión del fabricante de autos es: crear hypercars con tecnologías alienígenas del futuro para el presente. Sin duda el Arcanum no sigue todas las reglas ni se apega a lo convencional, pero si ofrece una conducción de otro mundo.

Su carrocería es afilada y con cientos de elementos aerodinámicos en fibra de carbono y kevlar, al verlo lo primero que se te viene a la mente es la silueta muy al estilo de los últimos modelos por Lamborghini.

¿Tecnología alienígena?

Aunque el exterior es interesante, el interior es sorprendente. El habitáculo esta repleto de hexágonos y pantallas digitales, la iluminación led pinta todo de una tonalidad azul, aquí también se presentan detalles en fibra de carbono y kevlar que se combinan con cuero y Alcantara y los asientos son tipos baquet con arneses de seis puntos. Otro detalle que destaca es su volante de tracción rápida y su maletero detrás de los asientos traseros.

Potencia fuera de este mundo

Si hay algo que destacar del Alieno Arcanum es su mecánica 100% eléctrica -como traída del futuro-, su entramado de motores le otorga una potencia de entre 2,620 y 5.150 HP y un par máximo de 8.800 Nm.

Alieno Arcanum

En pocas palabras este hypercar se puede permitir alcanzar los 488 km/h de velocidad punta, esto también gracias a sus baterías con distintas configuraciones de 60, 120 y 180 kWh. La marca ha anunciado una autonomía superior a los 1.000 kilómetros.

El precio de este hypercar irá de los 750.000 euros para la versión RP2 hasta los 1.5 millones de euros para el RP5 homologado para usarse en la calle y su llegada al planeta tierra está planeado para principios del siguiente año.

Pixel Pixel