Micro-wedding la nueva forma de dar el ‘Sí, acepto’ en un ambiente íntimo

La nueva normalidad nos ha obligado a modificar la forma en la que celebrábamos los momentos especiales entre ellos las bodas, pero esto no significa que ahora queden descartadas, sino que se adapten a un nuevo formato llamado micro-wedding.

Intimas y acompañado de los más cercanos, este concepto de petit comité crea una experiencia personalizada hasta el más mínimo detalle. Aquí te proponemos 2 destinos y 2 hoteles para que des el ‘Sí, acepto’.

Hotel Sin Nombre

Ubicado en el corazón de la Ciudad de Oaxaca, Hotel Sin Nombre ofrece una atmósfera apacible e idílica en su casona colonial de arquitectura vernácula. La propiedad alberga la tradición de los enlaces con una propuesta que enaltece la felicidad y el amor en un ambiente que entreteje luminosidad y sobriedad.

Hotel Sin Nombre cuenta con exclusivos espacios y 22 habitaciones para los novios y acompañantes de la micro-wedding. Su patio rodeado de arcos y columnas, terraza, alberca y vistas emblemáticas completan la magia de este momento.

El banquete principal o almuerzo de recepción estará a cargo del Chef Israel Loyda que propone un menú vegano inspirado en las raíces de la culinaria de la región, a base de ingredientes orgánicos. Para maridar los alimentos y brindar se proponen los mejores exponentes de la cava, entre ellos mezcales artesanales, además de kombuchas de la casa.

Casa Hoyos Hotel Boutique

La herencia colonial de San Miguel de Allende se mezcla con un carácter de eclecticismo chic. Casa Hoyos permite reservar sus espacios y las 16 habitaciones para disfrutar sin contratiempos de ningún tipo.

En la propiedad destaca en patio central abierto, el primer nivel y la terraza de BEKEB.

Para el banquete principal o cóctel de recepción, BEKEB propone un menú vanguardista que fusiona la sencillez con los placeres cotidianos con sus tapas y tentempiés, el queso envuelto en hoja santa, la coliflor spicy, palomitas de camarón o el slider de cochinita, opciones que se maridan a la perfección con la mixología de autor de Fabiola Padilla.

Pixel Pixel