48 horas en uno de los viñedos más bonitos de México

Compartir

El enoturismo es una tendencia creciente entre travelers mexicanos. Hay cierta magia en el hecho de disfrutar de un buen vino desde una alojamiento de lujo donde se aprecie el paisaje nítido del Valle de Guadalupe; eso es lo que ofrecen algunos viñedos mexicanos, pero ninguno como El Cielo.

En su sexto aniversario, El Cielo abrió sus puertas para mostrarnos cómo es pasar un fin de semana en uno de los viñedos más bonitos de México.

Desde la llegada a sus viñas, el lugar rinde homenaje a su nombre. Es una excelente temporada para visitarlo, con viento generoso y calor agradable, alejado del bullicio, rodeado de vegetación desértica.

El alojamiento

Dicen que los viñedos mexicanos tienen un encanto particular y es verdad. La idea de tener un viñedo acompañado de un resort de lujo proviene de Europa, donde las pintorescas viñas se complementan con un hotel de concepto boutique, sin embargo, El Cielo llevó la idea más allá con suntuosas villas de estilo californiano.

Hace dos años se inauguró el complejo hotelero que acompaña a los vinos del lugar. Con arquitectura e interiorismo de Mónica Aguiar y Ana Lorena Falcón, cada una de las 95 villas está acondicionada para hacer sentir a los huéspedes en un oasis, con El Cielo a sus pies.

Los alojamientos cuentan con detalles que van a la vanguardia con el lujo actual que es, sobre todas las cosas, sustentable. Así, encontramos amenidades hechas con productos locales, una chimenea -donde puedes pedir que un chef vaya a cocinarte- con vista a los reservorios del lugar, un espacio donde se incrementa la eficiencia del uso del agua del complejo.

Por otro lado, la gastronomía es otro de los highlights del lugar. Siempre acompañada del portafolio de vinos El Cielo, en Latitud 32 se lleva a cabo una exquisita fusión entre sabores de Baja y Mérida.

Los vinos

Finalmente, pero no menos importante, exploramos las uvas de El Cielo. Su director nos cuenta las bondades del terroir de Valle de Guadalupe, que, combinado con la tecnología de éste le ha permitido al viñedo tener un amplio portafolio de vinos con varietales que van desde Chardonnay, Chenin Blanc, Sauvignon Blanc, Cabernet Sauvignon, Syrah, Nebbiolo, Tempranillo, entre otros.

A través de diferentes actividades como catas y degustaciones dentro de las bodegas, recorridos guiados en los viñedos e incluso la creación de tu propio vino, es posible conocer de lleno la cultura vitinicola que se se respira en cada lugar de El Cielo.

G&G by Gina Sommelier es la más reciente adición a la familia de vinos El Cielo. Una serie de tinto, blanco y rosado que tuvimos la oportunidad de degustar para celebrar los seis años del viñedo en medio de una cena exclusiva con chefs invitados de diferentes hot spots del país.

Así, pudimos comprobar la sutileza de sus nuevos lanzamientos. Aunque provienen de diferentes cepas, su común denominador es la facilidad con la que pueden beberse y combinarse con diferentes sabores de mar y tierra. Ya están disponibles en línea y en puntos de venta exclusivos.

Hay un gran futuro para El Cielo. Con seis años de experiencia en elaboración de vino y dos años con un alojamiento de lujo, hay varios proyectos por concretar que incluyen la incursión en vino espumoso y un spa para completar la experiencia de los huéspedes. Sin duda alguna, debes añadirlo a tu bucket list.