Sharp ofrece imágenes de máxima calidad a tamaño real en la pantalla 8K más grande del mundo

Sharp

Con 2.71 metros de ancho por 1.98 metros de alto, la nueva 8M-B120C de Sharp es lo más parecido a tener el cine en casa.

Se trata de la pantalla 8K más grande del mundo que fue diseñada, en realidad, pensando en un mercado profesional para ofrecer los más altos niveles de precisión y claridad de imagen.

Sin embargo, para sorpresa del fabricante japonés, se ha posicionado, también, como un “pequeño” capricho de los consumidores del sector doméstico que quieren ver imágenes de máxima calidad en tamaño real.

Cómo es la pantalla de Sharp

Ideada para un uso profesional en sectores como el de la salud o para servicios que necesitan visualizar en una pantalla un gran número de datos, como los centros de control de tráfico, la 8M-B120C de 120″ de Sharp marca un hito en términos de calidad visual y garantiza la precisión y legibilidad del texto pequeño.

Ofrece el último formato de Ultra Alta Definición (UHD) que emplea 33 millones de píxeles para lograr una resolución cuatro veces superior a la 4K Ultra HD y 16 veces a la Full HD.

Sus imágenes se muestran a una escala que permite incluir grandes objetos, de hasta 265 cm de ancho, como un nuevo y llamativo modelo de motocicleta a tamaño real, con gran realismo, contraste y color ampliado HDR10.

¿Qué tan grande es?

Gracias a su amplio panel LCD de 4 m2, la 8M-B120C de Sharp puede mostrar el equivalente de 4 imágenes 4K de 60″ o 16 imágenes Full-HD de 30″ en una sola pantalla. Como resultado, ocupa menos espacio de la sala para mostrar la misma cantidad de información que muchas pantallas juntas, lo que permite reducir los costes y mejorar la eficiencia operativa.

Estamos hablando de una pantalla 8K de 7680 x 4320 píxeles, que incluye, además, capacidades visuales profesionales de última generación, que hacen que se pueda disfrutar de una calidad visual sin igual con detalles de una nitidez no vista en ninguna otra parte.

Fotos: Sharp

Emplea 33 millones de pixeles y mide 2.71 metros de ancho por 1.98 de alto, de los cuales hay que restar los 41 cm que corresponden a los pies que necesita para poder sostenerse. Tiene un peso de 187 kilos, a los cuáles hay que sumar 206 más que es lo que pesa el soporte.

Sin embargo, como dicen por ahí, el tamaño no importa, sino que lo más llamativo de este lanzamiento de Sharp es la calidad que ofrece: abarca el 80% de los colores del espectro cromático y ofrece un alto nivel de precisión gracias a que combina las últimas tecnologías audiovisuales.

Por ejemplo, la tecnología de alto rango dinámico HDR10, junto con el brillo de entre 600 cd/m² y 1000 cd/m², amplía el contraste de color para permitir que las partes brillantes de la imagen destaquen y ofrezcan mayor profundidad.

Además, el panel LCD cuenta con un duplicador de fotogramas con una frecuencia de refresco de hasta 120Hz (120 imágenes por segundo), el doble que la mayoría de pantallas actuales.

Prestaciones que en conjunto hacen que tenga un precio igualmente grande, por arriba de los 160 mil euros. ¿Quién quiere una?

Pixel