Te presentamos los mejores 10 altavoces ingleses de todos los tiempos

Para los amantes del uso audiófilo de altoparlantes de alta calidad sonora, preparamos una lista de lo más relevante del desarrollo inglés.

Esta lista incluye marcas grandes, otras pequeñas, unas de gama alta celestial, otras mucho más asequibles, pero todas directamente seleccionadas desde el punto de vista superior en lo que respecta a su fidelidad.

Wharfedale Diamond I

Los Wharfedale Diamond originales de 1982 fueron la semilla de lo que se ha convertido en una de las gamas de altavoces más exitosas de todos los tiempos.

Si bien los parlantes en estos días vienen en más formas y tamaños, estos Diamonds, de tan solo 24 centímetros de alto, y que a dinero actual costarían unos 270 dólares o aproximados 5,800 mexicanos, fueron diseñados para aquellos que necesitaban un altavoz para adaptarse a un espacio reducido.

Tenían un rango medio y bajo particularmente digno de elogio considerando su precio, y claramente mejoran con una amplificación más lujosa, lo que habla de su fidelidad.

Monitor Audio Studio 20

Los Studio 20 fueron, en 1992, uno de los altavoces con el sonido más detallado que podía encontrarse en la época.

Necesitaban algunos ajustes de ecualización gracias a su woofer y tweeter de metal, pero dejando de lado esto, estaban increíblemente bien terminados y sonaban fenomenales, también por su alta caja de resonancia.

No fue una sorpresa que sus sucesores, los nuevos y mejorados Studio 20 SE, llegaron unos años más tarde, ocuparon salas de prueba como modelo de referencia durante muchos años.

Mission 753

Los 753 de 1992 fueron un producto importante en la historia de Mission, marcando el comienzo de un nuevo diseño delgado de pedestal.

Se ven increíbles y suenan mejor con sus cuatro parlantes de 13 cm (dos de medios-bajos y dos unidades de bajos) y un solo tweeter de cúpula de 25 cm, a través del cual el sonido llega rápido y contundente, pero de forma envolvente.

Tannoy Mercury M2

Los Tannoy Mercury M2 causaron una impresión inmediata cuando irrumpieron en escena a finales de los 90. En aquel entonces, eran lo más cerca que alguien había estado de crear el parlante perfecto para el mercado masivo.

Wilson Benesch A.C.T. One

Cinco años después de lanzar su primer producto, la tornamesa Wilson Benesch, la compañía británica lanzó un segundo: los ACT One, unos speakers.

Presentados en el show de Frankfurt High End de 1994, los soportes de suelo estaban hechos principalmente de fibra de carbono, presentando el primer panel compuesto de fibra de carbono curvo del mundo, para un diseño de altavoz.

Estas torres magníficamente diseñadas y de aspecto elegante fueron los speakers más analíticos y musicales del siglo pasado, de acuerdo a los más renombrados expertos.

ATC SCM 11

De este lado del milenio tenemos los ATC SCM11, de 2006, que en varias iteraciones, han ganado sinnúmero de premios de los críticos.

Duradera transparencia y líder en su clase, dos cualidades de estos ATC que se pueden ver en los mejores estudios de grabación de Inglaterra y de todo el globo.

Los SCM 11 originales tenían altas prestaciones en varias disciplinas de la alta fidelidad (como sincronización, dinámica, escala) y solo mejorarían con su iteración de 2013.

Quad ELS 2805

Los legendarios altavoces electrostáticos de Quad del 2008 no pueden dejar de ser parte de esta lista.

Son unos speakers unidireccionales (lo que significa que no hay cruce en la ruta de la señal) por lo tanto emiten cantidades iguales de sonido hacia atrás y hacia adelante.

Por este motivo, la distancia hasta la pared trasera se vuelve vital, pero pese a esta delicada tecnología, los ELS 2805 son un hallazgo dentro de la historia y el desarrollo de los speakers, debido a su sonido envolvente.

B&W 800 Diamond

Continuando con la tendencia de gama alta, estos altavoces de 25,000 dólares de 2012 que representaron el pináculo de la tecnología de vanguardia de B&W, hace ocho años.

«La máxima expresión de todas las tecnologías de marca registrada de la empresa», son parte de este diseño.

Desde domos de tweeter hechos de diamante, hasta gabinetes con formas y refuerzos ingeniosamente ubicados, hasta conos hechos de Kevlar, son altavoces innovadores que en ese momento mostraban una claridad, alcance dinámico y volumen sin igual.

KEF LS50

Los KEF LS50 de 2012, fueron y siguen siendo, altavoces deslumbrantemente buenos. Han ganado múltiples premios a lo largo de los años y recientemente han sido la base de versiones activas en forma de LS50 Wireless y LSX.

Por supuesto, se debe a la matriz sónica Uni-Q de marca registrada de KEF (un tweeter de cúpula de aluminio en el centro de un medio-bajo con cono de magnesio y aluminio).

Por ser cajas que miden solo 30 cm de altura, estos altavoces ofrecen graves profundos, ágiles y potentes. Pero, a diferencia de la mayoría de los altavoces pequeños que ofrecen graves potentes, los LS50 no sobrepasan en color musical, al contrario, todo suena equilibrado.

PMC Twenty 26

Los speakers de la gama Twenty de PMC de 2014 no solo han ganado premios en los últimos años, sino que cumplen con las demandas de los audiófilos colocando a la marca como una de las mejores.

Cualquier altoparlante de este nivel necesita una gran electrónica para funcionar, y el Twenty 26 no es diferente.

No obstante, entregan una dinámica impresionante que es lo que se espera en unos parlantes de esta gama que en su salida al mercado alcanzaba los 4,300 dólares.

Pixel