¿Whisky light? Sí, y también ginebra, para disfrutar más, con menos culpa

whisky light

Pernod Ricard quiere encabezar la próxima revolución en el mundo de las bebidas espirituosas lanzando productos que ofrecen el mismo sabor, pero con menos alcohol, por ejemplo un whisky light de la marca Ballantine’s y una ginebra con las mismas características bajo el sello Beefeater.

¿Qué dices, se te antojan? En medio de cervezas sin alcohol, cafés descafeinados y leche deslactosada, todavía hay lugar para sorpresas como éstas y qué bueno que haya variedad.

Las tendencias indican que muy pronto serán sumamente apreciadas por el mercado las bebidas low-alcohol y las marcas no se quieren quedar fuera.

El grupo pionero en España está siendo Pernod Ricard que ofrece a los clientes alternativas con menor graduación y se mueve a un consumo más diurno, demanda actualmente cubierta, sólo en parte, por la cerveza.

Y es que de acuerdo con el diario El País actualmente los clientes de bebidas buscan un consumo social más moderado, suponiendo la «copa tranquila» de disfrute y relax un 27% de las ocasiones de consumo contra el 18% en 2016 y aumentado la copa social en un contexto relajado. El cierre de los bares y centros nocturnos parece estar apuntalando esta tendencia.

Ginebra y whisky light

Destilada en el corazón de Londres Beefeater Light, está elaborada con los botánicos de siempre que le dan sus característicos sabores naturales, pero con la mitad de alcohol (20º).

La bebida mantendrá su sabor, aseguran, incluso al mezcalrse, por ejemplo, en el clásico gintonic de Beefeater: mezclado con tónica Schweppes mucho hielo y un twist de limón y naranja. El formato de 700 ml tiene un precio que ronda los 13.55 euros.

Por lo que hace al whisky light, la firma pionera es Ballantine’s, de mantiene el equilibrio acostumbrado entre unas notas frutales y florales y otras más frescas de manzana verde y toques cítricos con aromas de pomelo rosa y ralladura de naranja, aunque eso sí, con la mitad de alcohol (20º).

Este whisky light ha sido elaborado por el equipo de mezcladores dirigido por Sandy Hyslop, Master Distiller de Ballantine’s. Al igual que en el caso anterior, el destilado mantiene sus propiedades al servirse en una copa con mucho hielo o con algún otro mezclador, igual que lo hace el whisky original. En su presentación de 700 ml esta botella se venderá en cerca de 13 euros.

Seguro esto es apenas la punta del iceberg y pronto veremos muchos más intentos por suavizar las bebidas para hacerlas más diurnas. Al final, lo mejor siempre será el autocontrol y la moderación, pero contar con opciones ayuda, no creen.

Mientras esperamos ansiosos a que la ginebra y el whisky light salten de Europa a América.

Pixel