Sólo un argentino podía hacerlo: Trivento trae a México el primer Malbec blanco en el mundo

Los mexicanos sabemos que no siempre se necesita un motivo para reunirnos con nuestra familia y amigos, cualquier ocasión es buena para prender el asador, sacar a relucir nuestro talento como parrillero y poner en la mesa un par de botellas que mariden a la perfección y Trivento tiene dos opciones que van perfecto con este plan.

Creados en Argentina, país en donde los asados no pueden faltar en las reuniones, estas dos etiquetas, Reserve Malbec y White Malbec, maridan perfecto con un corte de carne, siendo los mejores aliados para el momento de la comida y la sobremesa.

Ambas etiquetas son resultado de la dedicación del enólogo argentino Maxi Ortiz y, de hecho, el nombre Trivento significa ‘tres vientos’, esto porque fueron tres vientos los que crearon el terruño ideal para cultivar la vid en tierras Mendocinas, lo cual cobra más sentido pues sus etiquetas son ideales para aquellos que disfrutan de las experiencias al aire libre con una buena copa de vino en mano.

Trivento Reserve Malbec

Un buen tinto nunca debe faltar en la mesa, si estás de acuerdo con eso, este vino rojo intenso con matices violáceos y azulados te hará disfrutar de notas aromáticas de cerezas, frutilla y frambuesas con ligeros toques de vainilla y coco que provienen del roble.
Con sabores perfectamente equilibrados, sus taninos te harán sentir un final aterciopelado.

White Malbec

Si eres más de vinos blancos éste te va a sorprender, no solo por su sabor, sino por las técnicas innovadoras que hay detrás de su creación.

Y es que Trivento se atrevió a darle un giro creativo al vino insignia de Argentina y presentó el primer malbec blanco.
A primera impresión, podrías pensar que lo que tienes en la copa es agua, bastante bueno si quieres pasar desapercibido, pero una vez en el paladar, vas a disfrutar de una experiencia completamente nueva.

Sus notas son aromáticas, entre ellas, el durazno, manzana verde y cereza, en la boca es fresco con un final largo.

Pero no te dejes engañar por su color, aunque pueda parecer imposible lograr un Malbec blanco, Trivento lo obtuvo luego de un proceso de molienda suave, con despalillado y prensado inmediato, lo que evita que el liquido se pigmente.

Estos dos vinos, más una buena compañía y deliciosa comida harán de cualquier reunión toda una experiencia. Puedes adquirir tus botellas aquí.

Pixel Pixel