La guía que necesitabas para diferenciar un aperitivo de un digestivo

“¿Gusta un aperitivo para comenzar?”, seguramente lo has escuchado muchas veces y parece tener una respuesta fácil, pero por qué lo tomamos, cuáles son sus características, por qué se recomienda para antes de la comida y la pregunta del millón: ¿qué lo diferencia de los digestivos?
Aquí te contamos de esta dupla que básicamente anuncia el inicio y el final de una comida.

DE DÓNDE VIENE LA COSTUMBRE DE TOMARLOS

Su origen es muy antiguo, así que no te sientas mal por tomarte uno cada que vas a comer. Los egipcios, griegos y romanos solían tomarlos con fines medicinales; los egipcios fueron los que primero fortificaron el vino para conservarlo en las épocas de calor y luego los griegos y los romanos añadieron el tomillo, el romero, el ajenjo y el mirto a la ecuación. Pero los verdaderos especialistas en la preparación de brebajes con hierbas fueron los monjes del medioevo, una tradición que después aprendieron los grandes licoristas italianos del siglo XIX; de hecho, sus apellidos te serán familiares, Martini, Cinzano, Gancia y Campari, y fueron los primeros en mezclar las hierbas con bajas graduaciones de alcohol.

Por su parte, los digestivos son más “jóvenes” que los aperitivos, pues su historia comienza en la Edad Media. En el siglo XVIII, el alcohol estaba reservado para uso médico y fueron los doctores lo que recomendaban beber hipocrás (con vino, azúcar y especias) después de las comidas porque se pensaba que las especias ayudaban a la digestión y el azúcar se consideraba un medicamento.

APERITIVO

Quizá suena repetitivo, pero su nombre da una gran pista de por qué se le dice así. El aperitivo es una bebida espirituosa para “abrir”, ya que estimula el apetito.
Características:
* amargos: es su característica primordial; y ese sabor puede ser producto de la destilación o por maceración de hierbas en alcohol
* secos
* bajos en azúcar
* bajo porcentaje de alcohol: el alcohol puede eliminar la percepción en nuestras papilas gustativas, por lo que si tiene un alto contenido etílico no disfrutaríamos igual los alimentos
* suelen estar compuestos por frutas cítricas (limón, naranja, mandarina, kiwi, toronja) o mezcla de hierbas (enebro, ajenjo, salvia, menta, romero)
* tipos: vinos aperitivos, aperitivos, bitter o amargos
Aperitivos más famosos: jerez, madeira, oporto, vermouth, champagne, Aperol, incluso mezcales, tequilas o un vino blanco seco.
Maridaje: carnes frías, aceitunas, quesos, crudités con algún aderezo y papas fritas.
Temperatura a la que deben servirse: para los vinos ligeros (cavas brut, finos, manzanillas, etc.), es recomendable entre 7-10° C. Para los vinos generosos de aperitivo (amontillados y olorosos), entre 12-14° C.

DIGESTIVO

Contrario a lo que sucede con los aperitivos, los digestivos básicamente se toman para cerrar y favorecer la digestión de la comida, es decir, para que proceses mejor ese corte de carne que comiste tan quitado de la pena.
Características:
* dulces: en los digestivos con alcohol, la alta concentración de azúcar provee sensación de saciedad
* más altos en alcohol que los aperitivos: destilados de licores o aguardientes que van de 17 y 40 grados de alcohol
* pueden no contener alcohol (tisanas, tés, café o infusiones)
* hechos a base hierbas y aceites
* tipos: cremosos, amargos, semidulces, dulces
Digestivos más famosos: Baileys, bourbon, brandy, Prosecco, Amaretto, Grappa, Sambuca, licor de anís y Amari (un licor de hierbas amargo), Frangelico, licor de café, Amaretto, Limoncello, Sambuca (blanco o negro), Pacharán, Grand Marnier, Marsala y Chartreause, y ¡hasta el famoso Carajillo con Licor 43!
Maridaje: van bien con algún postre.
Temperatura a la que deben servirse: varía según lo que escojas, ya que no es lo mismo un té que un licor de almendra en las rocas. Generalmente se suelen servir muy fríos.

Pixel Pixel