Johnnie Walker Blue Label Ghost and Rare Glenury Royal, un regalo para conocedores del whisky

Glenury Royal, la tercera y última edición de la fabulosa serie Ghost and Rare de Johnnie Walker Blue Label, es un regalo que los verdaderos conocedores del whisky apreciarán por su esencia y su perfil único

Como cortesía de Johnnie Walker, esta vez la temporada de fin de año llegará con un toque misterioso y fuera de lo común para los amantes del whisky.

El año pasado, Johnnie Walker inicio en nuestro país un recorrido para traer a los amantes del whisky una serie realmente especial e, incluso, con un toque sobrenatural. Ghost and Rare es el nombre que la marca dio a una exclusiva línea que, como sello principal, nace de las llamadas destilerías fantasmas, aquellas que dejaron de producir sus preciados líquidos hace años y que, por ende, son absolutamente irrepetibles. Gracias a ello, su calidad de objeto de deseo se potenció en gran medida.

A finales de octubre de este año, llegó a México el tercer y último integrante de esta codiciada familia: Johnnie Walker Blue Label Ghost and Rare Glenury Royal. Tal como sus dos predecesores, este Scotch fue rápidamente por un halo de deseo por parte de los conocedores y los coleccionistas.

La destilería que da nombre a este tercer y último lanzamiento de la serie Ghost and Rare cerró sus puertas en 1985, antes de lo cual tuvo tiempo suficiente para ganarse un lugar en la historia, gracias a que su fundador, el Capitán Robert Barclay, un antiguo integrante del Parlamento Británico, la levantó de entre las cenizas a las que había quedado reducida tras un incendio.

El producido en Glenury Royal fue uno de los ocho whiskys —tres provenientes de destilerías fantasmas— que Johnnie Walker utilizó para crear un nuevo líquido que posee tres capas de sabores: una de perfil dulce, con frutas como albaricoque y manzana; otra de crema, con notas de miel y caramelo—; y una más potente —con chocolate negro, vainilla, nueces y frutas secas—.

La edición Ghost and Rare Glenury Royal cuenta, en definitiva, no sólo con características que lo convierten en un whisky sobresaliente y digno de las mejores colecciones, sino en un regalo perfecto para aquellos que aprecian la calidad de lo único. Para lograrlo, eso sí, tendrán que darse prisa, pues sólo 1,900 botellas de este whisky llegaron a nuestro país, con un costo de $6,999.00. Se trata, por supuesto, de una joya más que adecuada para este fin de año.

Pixel