Viajamos a Nueva York a conocer esta nueva joya de Jaeger-Lecoultre

Compartir

Hace apenas un año el renombrado relojero suizo, Jaeger-Lecoultre, robó nuestros corazones después de presentar su colección Polaris en el Salón Internacional de la Alta Relojería de Ginebra. Ahora, gracias a su enorme éxito, la Grande Maison decidió ampliar la línea con una nueva edición especial.

El reloj Jaeger-LeCoultre Polaris Date será una pieza limitada a 800 ejemplares cuyo exquisito diseño combina el tradicional savoir-faire de la casa con motivos vintage y una estética contemporánea refinada que da como resultado una obra maestra insuperable.

Puesto que no podíamos esperar a conocer esta elegante creación por nosotros mismos, decidimos viajar a Nueva York con tal de poder apreciarla en persona.

Jaeger-Lecoultre
Foto: Aintza Udaeta

Tan solo con posar la mirada sobre el reloj, uno sabe de inmediato que se encuentra frente a una auténtica pieza de lujo.

A pesar de haber heredado rasgos del Polaris II de 1970, el Polaris Date conserva su propia identidad con una una nueva esfera de doble gradiente azul lacada a mano con acabado soleado, graneado y opalino, detalle con el que no cuenta ningún otro modelo de la colección.

Su disco central y esfera principal dan la ilusión de cambiar de color, pasando de un turquesa intenso a un brillante tono azul regio que combina a la perfección con el brazalete Clous de Paris.

Jaeger-Lecoultre
Foto: Aintza Udaeta

Las manecillas y agujas del nuevo Jaeger-LeCoultre Polaris Date respetan la estética de la colección pero, en esta ocasión, los revestimientos luminiscentes para proporcionar una mejor legibilidad son de un sofisticado color vainilla que remite a famosos modelos de los años 60 y 70.

A pesar de conservar una distinción clásica, resulta imposible afirmar que la nueva pieza de la línea no sea una creación moderna. Su elegante caja con superficies cepillas y pulidas a mano no teme resaltar con 42 mm de diámetro y dos coronas prominentes.

Como era de esperar, el movimiento mecánico del nuevo reloj garantiza la precisión y la artesanía características de Jaeger-LeCoultre. Sobre el fondo aparece la frase «1000 hours control», lo cual significa que el reloj fue sometido a 1000 horas de pruebas antes de salir del taller ubicado en el Valle de Joux.

Jaeger-Lecoultre
Foto: Aintza Udaeta

Con su nueva propuesta, la firma suiza ejemplifica la evolución de una tradición que adapta los nuevos parámetros de innovación tecnológica, aventura y diseño de la época actual sin olvidar sus raíces como uno de los relojeros más refinados y destacados de los últimos siglos.

Conoce más acerca de esta majestuosa nueva pieza de Jaeger-LeCoultre en nuestra próxima edición de septiembre.