Un reloj de mesa digno de coleccionistas, Hublot Meca-10

En enero de 2016, Hublot dejó atónitos a los entusiastas de la alta relojería al presentar su movimiento MECA-10, una reinvención del movimiento manual que ofrece un rendimiento incomparable y un estilo único inspirado en el sistema de construcción Meccano. La inusual arquitectura esqueletizada del reloj dota al movimiento de una impresionante profundidad tridimensional, que es claramente visible a través de los puentes y el fondo de la caja. Su excepcional reserva de energía de 10 días (algo que actualmente es indispensable y decente en los calibres manuales) se muestra en un disco que se puede leer en el dial.

Hoy, cuatro años después, presenta una nueva pieza en colaboración con la manufactura L’Epée, una versión de gran tamaño del famoso reloj de pulsera (cuatro veces más grande), ideal para para adornar una mesa de centro o un elegante escritorio, y que demuestra el enfoque de “arte de la fusión”, una nueva categoría dentro de la relojería.

El savoir faire de L’Epée, con sede en Jura, fue necesario para ampliar el movimiento del reloj, pues la marca es experta en el diseño de piezas de relojería en diferentes escalas.

La experiencia de los diseñadores, constructores y maestros relojeros de Hublot y L’Epée lograron que la versión conservara por completo sus especificaciones originales, incluso la misma reserva de marcha de 10 días, que se muestra en un indicador localizado a las 6 horas.

La caja mide 19.60 x 18.10 cm y se presenta en dos versiones. La primera, con ángulos inspirados en el Meccano y un anillo en acero pulido satinado y material compuesto transparente. La segunda está cubierta con PVD negro y los puentes que sostienen los trenes de engranajes también llevan el mismo tono. La corona entallada a las tres en punto está recubierta de goma para un mejor agarre cuando se le da cuerda manualmente. Estas dos ediciones limitadas del reloj MECA-10 son piezas exclusivas reservadas para verdaderos aficionados.

Pixel Pixel