Ulysse Nardin apuesta por la moda del arcoíris en Geneva Watch Days

Cuando piensas en Ulysse Nardin, seguramente evocas la imagen de un reloj audaz. Tal vez te imagines un modelo de buceo de gran tamaño inspirado en la historia de cronómetros marinos de la marca o una iteración completamente negra de su icónico Freak que alberga un escape de silicio, audaz de adentro hacia afuera.

En los Geneva Watch Days de este año, la firma relojera lleva su audaz estética a un nuevo nivel al subirse al carro del arcoíris con dos modelos que cuentan con un espectro completo de colores.

El arcoiris de Ulysse Nardin en Geneva Watch Days

Ulysse Nardin fue una de las marcas fundadoras de los Geneva Watch Days cuando se lanzó el evento en 2020.

Video Recomendado

Aquí, presentó modelos que incluyen el Sparkling Blast, con sus 211 diamantes, y la colección Blast Tourbillon, cada uno con una esfera completamente transparente y un fondo de caja que revela el movimiento. en todo su esplendor.

Superarse a sí mismos sería una hazaña pero, de nuevo, la audacia es la única forma en que Ulysse Nardin sabe cómo hacer un reloj.

Ulysse Nardin Blast Tourbillon Rainbow (centro) y Lady Diver Rainbow 

Así nos presentan el Blast Tourbillon Rainbow, que combina el engaste de gemas del Sparkling Blast y la tecnología de tourbillon del Blast Tourbillon original.

Al igual que el Blast debut, el nuevo Rainbow es reconocible al instante por su esfera “X” esquelética, su sólida caja de 45 mm y su microrrotor en platino ubicado a las 12 en punto.

El look se completa con una caja de titanio DLC negra y la opción de una correa de caucho de terciopelo resistente al agua o una correa de piel de aligátor negra.

En última instancia, este lienzo completamente negro crea el telón de fondo perfecto para un total de 50 baguettes de rubíes y zafiros que se colocan en el bisel y los índices.

En el interior, encontrarás el movimiento calibre UN-172 con la legendaria tecnología de silicio de la marca que se extiende a la rueda de escape, el ancla y el resorte del volante.

Ulysse Nardin
Ulysse Nardin Lady Diver Rainbow (arriba) y Blast Tourbillon Rainbow.

El uso del silicio

Si bien el silicio se ha vuelto cada vez más frecuente en la relojería en las últimas dos décadas, Ulysse Nardin fue uno de los primeros en emplear el material en su revolucionario modelo Freak en 2001.

Comenzaron usándolo en lugar del acero para dos ruedas de escape. Con el UN-172, un tourbillon automático derivado del UN-171 de cuerda manual, el uso de silicio (al que la empresa se refiere como silicio) se extiende más allá de la rueda de escape y al ancla y al resorte de equilibrio. El resultado es el primer movimiento esqueleto automático de la marca con función de tourbillon.

Al igual que el silicio, el esquema de colores del arcoíris también se ha vuelto cada vez más frecuente en la relojería en los últimos años.

Lo que alguna vez fue una novedad polarizadora en modelos como el Rolex Daytona, cuyas raíces arcoíris se remontan a los años 80, ahora es empleado incluso por los relojeros más prestigiosos del mundo.

En los últimos años en particular, ha quedado claro que los relojes arcoíris son más que una tendencia pasajera. Por lo tanto, no sorprende que Ulysse Nardin, una marca conocida por su estética atrevida, esté entre las que hacen que el arcoíris forme parte de su colección.

Ulysse Nardin
Ulysse Nardin Blast Tourbillon Rainbow (centro) y Lady Diver Rainbow.

Además del Blast Tourbillon Rainbow, Ulysse Nardin se basa en su línea de damas mientras mantiene el tema del arcoíris con el Lady Diver Rainbow.

Ofrecido en blanco o negro, cada uno adornado con 40 piedras engastadas en el bisel, este reloj deportivo de 39 mm está disponible en una tirada limitada de 300 piezas a un precio de 13,600 dólares.

El Blast Tourbillon Rainbow es aún más exclusivo con una tirada limitada de solo 50 piezas a un precio de 89,700 dólares. Visita el sitio web de Ulysse Nardin para conocer todos los detalles.

Nota publicada previamente por CAIT BAZEMORE en Robb Report US

Pixel Pixel