Lo bueno, lo nuevo y lo mejor de Watches & Wonders 2022

¡Watches & Wonders Ginebra 2022 marca el comienzo de una nueva era para los salones de alta relojería!, con 38 prestigiosas casas de relojes mostrando sus novedades a una audiencia de casi 22,000 visitantes, que se combinaron con un alcance digital global de más de 300 millones.

Realizada entre el 30 de marzo y el 5 de abril, esta feria superó todas las expectativas que se tenían sobre su debit en formato presencial, en Palexpo, el centro de exposiciones de Ginebra, pues anteriormente y bajo este nombre se había tenido que llevar a cabo en 2020 y 2021 de manera virtual.

Qué se vio en Watches & Wonders 2022

El espíritu de creatividad e innovación estuvo en todas partes, con innumerables lanzamientos internacionales y una amplia oferta física y digital, incluidos paneles de discusión y conferencias magistrales que generaron debates fructíferos y cientos de millones de visitas en las redes sociales.

Aunque de vuelta al formato tradicional, Watches & Wonders 2022 tuvo un fuerte componente digital. Así, las presentaciones de nuevos productos, conferencias y mesas de discusión se pudieron seguir en directo, a través de la plataforma digital y redes sociales.

Los organizadores, por otro lado, hicieron un gran esfuerzo por mantener un programa de actividades atractivo y hasta la arquitectura de sus booths cambió un poco, haciéndose más abiertos para motivar una mayor interacción.

Un ejemplo de ello, la siempre monumental presencia de Rolex, que atrae los reflectores, aunque Patek Philippe no se quizo quedar atrás y también se aseguró un buen espacio en el piso de exhibición. Panerai reconstruyó el fondo del océano en su escenario, mientras que Ulysse Nardin hasta una escultura de tiburón montó.

Jaeger-LeCoultre inauguró la exposición “The Stellar Odyssey“ que hará una gira mundial, revelando la fascinante historia del tiempo y presentando los nuevos relojes de la casa inspirados en el firmamento.

Por su parte, IWC ofreció un exclusivo concierto privado con el legendario ganador del Oscar, Hans Zimmer y su orquesta, que interpretó sus temas más conocidos y tocó, por primera vez en vivo, una pieza especial compuesta para la marca relojera con motivo de los lanzamientos de la línea Top Gun.

Por medio de distintos paneles con especialistas, se debatió sobre las expectativas de los nuevos clientes, el camino hacia la sostenibilidad de la industria y hasta la incursión en el mundo digital, entre muchos otros temas; mientras tanto, desde el auditorio principal, los directivos de las marcas hacían gala de sus innovaciones.

Algunas de las novedades que fueron presentadas

Todas estas actividades fueron sucediendo, junto con muchas otras, mientras las marcas cumplían su objetivo principal: presentar sus novedades a un mercado ávido de volver a platicar sobre su pasión, los relojes, volver a tenerlos en sus manos, probárselos, escucharlos, admirarlos.

De esta forma, entre decenas de sorpresas, vimos a Rolex cambiando la corona y la ventana de la fecha de su GMT‑Master II hacia el lado izquierdo, en un guiño al mercado de los zurdos.

Chanel, por otro lado, subió la apuesta en el popular género de relojes totalmente negros al darle un giro trampantojo a la categoría con el J12 Black Star, una propuesta elegante que resalta la especialidad de la marca en el trabajo con cerámica y diamantes.

Chopard celebró a lo grande el 25 aniversario de la colección LUC con el lanzamiento del primer reloj de pulsera con repetición de minutos y caja hecha completamente de zafiro, que ofrece una vista de 360 ​​grados del movimiento Chopard LUC 08.01-L, limitado a sólo cinco piezas.

Hermès escuchó el impulso colectivo de cruzar continentes nuevamente y lanzó dos versiones sofisticadas del Arceau Le Temps Voyageur, su reloj con hora mundial, una en azul y la otra en negro.

Hublot encontró la forma de reinventar su Big Bang Unico al ponerlo en una nueva caja cuadrada, con la línea Square Bang Unico, de la que se destaca la edición especial All Black de 250 piezas que rinde homenaje a aquel modelo original de la marca, que escandalizó a la industria cuando se presentó en 2006, solo para iniciar una tendencia que se ha fortalecido desde entonces.

Y en línea con la creatividad cromática, IWC lanzó dos nuevos tonos para su colección Top Gun, hechos de cerámica blanca y verde: “Lake Tahoe” y “Woodland”, respectivamente, inspirados, inspirados en los colores de los uniformes de la Marina de los EE. UU. y los campos de entrenamiento de los aviadores navales.

Jaeger-LeCoultre apuntó hacia el cielo con el lanzamiento de sus relojes celestes; mientras que Panerai incorporó a su colección de sumergibles un nuevo tamaño (44mm) para llevarlo a 300 metros de profundidad.

También Montblanc hizo una inmersión en estos temas con su primer reloj de buceo deportivo, el 1858 Iced Sea con fecha automática, que se inspiró en los lagos glaciares del macizo que da nombre a la marca.

TAG Heuer brilló con un reloj cargado de diamantes cultivados en laboratorio, Piaget lanzó una versión más actual del que alguna vez fuera el reloj más delgado del mundo, el Altiplano Ultimate Concept y Grand Seiko alcanzó un nuevo hito en sus sesenta y dos años de historia con la presentación de su primer reloj con complicación mecánica, el Grand Seiko Kodo Constant-force Tourbillon.

Sorpresas y lanzamientos sobraron en estos días dedicados a los relojes, piezas que marcan más que el tiempo, una verdadera evolución.

Pixel