Jaeger-Lecoultre abrirá una cafetería inspirada en el diseño Art Déco que caracteriza al Reverso

En ningún café como en éste el concepto de pasar el tiempo cobrará tanto significado. Y es que no sólo se trata de un proyecto impulsado por una de las firmas de relojería más prestigiosas como lo es Jaeger-LeCoultre, sino que está, de alguna forma, inspirado en uno de sus modelos más icónicos: El Reverso, que cumple 90 años.

Justo como parte de estos festejos es que abrirá sus puertas, primero en Shanghái y después en París, un nuevo espacio elegante y acogedor al que han denominado 1931 Café.

Cómo es el nuevo café de Jaeger-LeCoultre

A partir del 13 de junio, y hasta el 15 de agosto que se muda a la capital de Francia, Jaeger-LeCoultre tendrá el placer de recibir a sus clientes en el 1931 Café que se ubica en el K11, un centro de arte y moda en el corazón de Shanghái.

El lugar ofrecerá la oportunidad de sumergirse plenamente en el estilo y el ambiente de la época en la que nació el Reverso, un reloj que ha sido considerado un icono de diseño Art Déco.

Nacido en la década de 1920, el estilo Art Déco se distinguía por una geometría aerodinámica que rechazaba la ornamentación tradicional y captaba perfectamente el espíritu de modernidad y progreso que definía su época.

Creado en 1931 e impregnado de este mismo espíritu, el Reverso se apartó radicalmente de las normas del diseño tradicional de relojes. Su ingeniosa funcionalidad y su estética altamente distintiva personificaban los valores progresistas que habían transformado todos los ámbitos del diseño, desde la arquitectura, los automóviles y las artes gráficas, hasta el mobiliario, las películas y la moda.

Jaeger-LeCoultre

Como expresión por excelencia del estilo Art Déco, el 1931 Café evocará el elegante interior de un transatlántico de los años 30 y el glamour de un plató de cine.

Utilizando una paleta en blanco y negro e impregnada de una luz cálida y favorecedora, el diseño incorpora los materiales característicos del Art Déco (cromo, terciopelo, cristal y madera lacada) y presenta un suelo de mármol con una incrustación geométrica típica de la época.

Cada detalle ha sido diseñado a medida, desde la lámpara de cristal esmerilado que domina el centro de la sala, hasta las sillas con tres bandas metálicas que recuerdan a los tres gallones de la caja del Reverso.

La propuesta gastronómica

La propuesta gastronómica correrá a cargo de la dos veces nombrada Pastelera del año, Nina Métayer, quien ha creado una colección especial de tartas y pasteles no solo para reflejar la estética Art Déco del diseño interior, sino también, para transportar a los invitados a la casa de Jaeger-LeCoultre en el Valle de Joux.

Para ello utiliza sabores del Valle, como las bayas de montaña, los frutos secos, la miel y, por supuesto, el chocolate suizo, invita a los comensales a experimentar el mundo a través de diferentes sabores, así como a disfrutar de una pastelería elevada a una forma de arte extraordinario.

Pixel Pixel