Girard-Perregaux y Aston Martin nos presentan su nuevo y muy limitado reloj tourbillon

Ha quedado claro que cuando el mundo de los relojes y el de los autos de lujo se unen grandes cosas están destinadas a pasar, la unión de Girard-Perregaux y Aston Martin no es la excepción y solo basta ver su nuevo reloj tourbillon para convencerte.

El tourbillon lanzado el martes Three Flying Bridges – Aston Martin Edition une la experiencia relojera de Girard-Perregaux con el conocimiento único de Aston Martin sobre el lujo y el buen rendimiento, además de ser una pieza que demuestra la pasión por la artesanía refinada que tienen ambas marcas.

Esta pieza es un homenaje al icónico reloj de bolsillo Three Bridges del siglo XIX, pero mucho más contemporáneo hasta el más mínimo detalle, incluida la correa.

La ‘caja’ de cristal es de zafiro del Three Flying Bridges – Aston Martin Edition, mientras que la caja de 44 milímetros con tres puentes voladores está hecha en titanio grado 5, una aleación fuerte e hipoalergénica seleccionada por Aston Martin por sus propiedades ligeras. El reloj está impregnado en DLC negro, lo que le da una apariencia sigilosa.

Tres puentes, una firma icónica de Girard-Perregaux, abarca la esfera, el diseño le da al reloj una apariencia airada, lo que ofrece una vista de los componentes del movimiento que normalmente están ocultos a la vista.

Aunque la casa relojera tiene un largo historial haciendo visible lo invisible, en esta ocasión se aventuró fuera de la pista creando este reloj cuyo movimiento parece levitar dentro de la caja. Esto se logró reduciendo el movimiento haciendo que la placa principal aparentemente desaparezca dentro de la caja.

El nombre de la empresa de automóviles está grabado en el flanco vertical del micro-rotor y está relleno con un tratamiento luminiscente blanco que se vuelve azul con poca luz.

El reloj viene de una serie limitada de solo 18 piezas, cada una con un precio de 146 mil dólares.

Pixel Pixel