El nuevo reloj Ultra Thin de Jaeger-LeCoultre es un logro en la manufactura

Jaeger-LeCoultre la casa relojera que desde 1833 destaca por su minuciosa manufactura y sobria sofisticación lanza el nuevo Master Ultra Thin Tourbillon Moon. Una pieza tan elegante y detallada que no le podrás quitar los ojos de encima. 

Un legado de creación que perdura 

Por primera vez en la historia de la Maison un mismo reloj incluye la indicación de las fases de la luna y el Tourbillon, además de la emblemática fecha saltante periférica y el nuevo calibre automático 983. 

Lo cautivante de esta pieza de relojería es que es una para las que Jaeger-LeCoultre retomó el sistema de Tourbillon que se había perdido para relojes de pulsera en el siglo XX. En 2009 la casa francesa presentó el Master Tourbillon de calibre 978 con el que ganó el Premio Internacional de Cronometría del Museo Le Locle en Suiza. Posteriormente en 2019 recibió una actualización a la que se le incorporaron acabados nuevos y muy sofisticados. 

Para el Master Ultra Thin Tourbillon Moon los ingenieros de la marca aprovecharon el movimiento 978 para desarrollar un calibre 983 más las fases de la luna y la fecha saltante. Un verdadero trabajo de dedicación y precisión. 

La indicación de la luna muestra su edad y sus fases en ambos hemisferios, gracias a la innovación también introducida el año pasado. 

Diseño y sofisticación 

El Master Ultra Thin Tourbillon Moon se presenta con una caja de aleación de oro rosa. Tiene un brillo espectacular y mucha profundidad de color. Resiste la decoloración por el paso del tiempo y su caja está completamente pulida con asas estilizadas y un refinado bisel. La esfera color marfil complementa la calidez del oro y realza la visualización de las fases de la luna, el Tourbillon y sus agujas de forma Dauphine. 

El Tourbillon protagoniza la parte inferior de la esfera. Tiene un diseño de puente de oro pulido que asegura la jaula al mismo tiempo que completa una revolución de 60 segundos. Su puente refinado maximiza la transparencia y la luz para atraer la mirada directamente por el mecanismo. 

Todos sus acabados refinados como los tornillos azules, el graneado circular y los puentes biselados son más aditamentos que resaltan la belleza de esta pieza. No sólo cuenta con una manufactura de primera, también su diseño sofisticado le agrega esa personalidad que sólo los relojes de Jaeger-LeCoultre poseen. 

Cuenta con una garantía de 8 años y su certificación de la prueba de las 1,000 horas, uno de los protocolos de prueba más estrictos de la industria. Descubre todo sobre este nuevo modelo de Jaeger-LeCoultre aquí.

Pixel