Conoce el nuevo reloj de Rolex con meteorito metálico, un material de origen extraterrestre

Rolex

El reloj de referencia de los apasionados por los autos y la velocidad ha sido embellecido y refrescado con un material procedente de los confines del sistema solar: el meteorito metálico, que adorna la esfera de las nuevas modalidades del Cosmograph Daytona presentadas por Rolex en el marco del Watches and Wonders.

¿Esferas de meteorito metálico?

El meteorito metálico proviene de un asteroide que explotó hace millones de años. Durante su viaje interplanetario, los fragmentos de este material natural de origen extraterrestre y compuesto fundamentalmente de hierro y níquel se enfrían unos grados Celsius cada millón de años, lo que genera una cristalización única y tan particular, que es imposible de reproducir en la Tierra.

Poco común y difícil de trabajar, el meteorito metálico se corta en finas láminas para revelar, gracias a un tratamiento químico, toda la belleza de su estructura interna, en forma de esquirlas entrelazadas. Estos motivos, tan imprevisibles como fascinantes, se denominan “estructuras de Widmanstätten”.

Rolex, que no conoce límites, incorpora este fascinante material para adornar la esfera de las nuevas modalidades del Cosmograph Daytona.

El nuevo Cosmograph Daytona

Rolex presentó tres modalidades exclusivas de su Oyster Perpetual Cosmograph Daytona dotadas de una esfera fabricada en meteorito metálico, con los contadores de cronógrafo, en la posición de las 3 h, las 6 h y las 9 h, de color negro.

Fotos: Rolex

Hablamos de una modalidad en oro blanco de 18 quilates con bisel Cerachrom monobloque en cerámica negra con escala taquimétrica, provista de un brazalete Oysterflex.

El par restante, han sido elaboradas, una, en oro amarillo de 18 quilates y la otra, en oro Everose de 18 quilates, también. Ambas lucen un bisel metálico con escala taquimétrica y un brazalete Oyster.

Auténtico rasgo distintivo del Cosmograph Daytona desde su lanzamiento, la emblemática escala taquimétrica está moldeada sobre el bisel Cerachrom de la primera modalidad y grabada en el bisel metálico de las otras dos.

Las tres piezas han sido equipadas con el calibre 4130, un movimiento a la vanguardia de la tecnología relojera.

Ejemplo de robustez y fiabilidad, la caja Oyster de las nuevas modalidades del Cosmograph Daytona, de 40 mm de diámetro, garantiza una hermeticidad de hasta 100 metros de profundidad. El cristal está realizado en zafiro prácticamente imposible de rayar. Totalmente hermética, la caja Oyster protege de forma óptima el movimiento que alberga en su interior, un movimiento cronógrafo mecánico de cuerda automática completamente desarrollado y manufacturado por Rolex, presentado en el año 2000 e integrado en el modelo ese mismo año. El calibre 4130 lleva un mecanismo de cuerda automática por rotor Perpetual y cuenta con una reserva de marcha de aproximadamente 72 horas.

Rolex en Watches and Wonders

Con innovaciones como ésta, Rolex empuja nuevamente los límites de la alta relojería, esta vez hasta más allá de la frontera terrestre.

La maison presentó, además otras cueantas novedades concebidas, igualmente, como una invitación a la exploración, ya sea geográfica, técnica o estética.

Rolex
Fotos: Rolex

Son modelos que nos transportan desde las profundidades terrestres hasta las cimas montañosas, desde los confines del sistema solar hasta las regiones polares más recónditas, desde las tecnologías más precisas hasta la artesanía relojera más vanguardista.

Entre los estrenos más destacados podemos contar una caja y un brazalete rediseñados en el Explorer II, una sorprendente caída de dos tonos para el Explorer y algunos diales con motivos de la jungla maravillosos para el Datejust 36.

Pixel Pixel