Chopard presenta su primer cronógrafo con flyback, Alpine Eagle XL Chrono

Quien no podía estar ausente en Watches & Wonders es Chopard, que este año presentó el resultado de su continúa innovación en movimientos con un cronógrafo que se une a la colección de relojes sport-chic Alpine Eagle.

Cuidando siempre el estilo contemporáneo y de elegancia, el nuevo Alpine Eagle XL Chrono continúa inspirado en la fuerza del águila y la belleza de los Alpes, con la diferencia de que despliega por primera vez su función flyback, que con tres patentes puede presumir una asombrosa precisión y una manipulación mucho más sencilla.

Chopard
Fotografías: Chopard

Alpine Eagle XL Chrono, la nueva integración de Chopard

Igual de deportivos y masculinos, los dos modelos de la oferta Alpine Eagle XL Chrono tienen un diámetro de 44 mm, su caja extragrande está forjada en Lucent Steel A223, una innovadora aleación de acero que brinda solidez, brillo incomparable y propiedades antialergénicas obtenida a partir de un meticuloso proceso de refundición.

El corazón del reloj es un calibre Chopard 03.05-C, uno de los movimientos más innovadores del mundo que garantiza una autonomía de hasta 60 horas y por supuesto una rueda de tres patentes, una de sus grandes innovaciones y el resultado de varias novedades que le valieron el registro de tres patentes.

Chopard
Fotografías: Chopard

Alpine Eagle XL Chrono está provisto con un sistema de engranaje unidireccional que evita las pérdidas de energía, lo que garantiza una carga rápida. Además, su sistema de embrague vertical asegura un arranque preciso, finalmente la función flyback permite un cronometraje inmediato gracias a tres martillos pivotantes de brazos elásticos que facilitan situar de inmediato los contadores a cero.

Un diseño elegante con espíritu deportivo

Su diseño es igual de impresionante que su mecánica. Anteriormente el reloj se había mostrado con una correa integrada de metal, ahora el Alpine Eagle XL Chrono goza de un nuevo estilo gracias a una correa de caucho azul o negro, una firme declaración de su espíritu deportivo.

Preservando siempre la elegancia, los talleres de Chopard recuperaron en la correa la forma de la versión con eslabones metálicos que es el ADN de la colección, así se logra adaptar a la identidad y armonía de la misma.

La esfera se mantiene fiel al tono de sus esferas que hacen referencia al glaciar de Aletsch, el mayor de Suiza, para la versión azul, y a la oscuridad intensa de las noches de la montaña para el negro.

Su diseño evoca al iris del águila, por su parte la aguja de los segundos, con extremo en forma de pluma, ofrece una visualización perfecta. Índices y agujas están recubiertos de Super-Luminova Grade X1, prometiendo que no perderá su intensidad con el tiempo.

Ambas piezas están divididas en cuatro niveles, la graduación está marcada con diferentes separaciones que varían en 5, 10, 20 o 40km/h por línea. Esta disposición facilita la lectura de las medidas de velocidad media y forma parte del dinamismo estético de la esfera.

Pixel Pixel