Bvlgari confirma su status como el joyero del tiempo, con sus nuevos relojes

Un reloj es más que una máquina. Es historia, diseño, innovación, por eso cuando sale una pieza nueva, el mundo cambia. Eso pasó en la primera edición del LVMH Watch Week en Dubai, en donde Bvlgari presentó sus novedades en relojería y sentó el precedente de ser el pionero en crear el tourbillon de mujer —con el movimiento automático y el cronógrafo automático— más delgado del mundo, el Serpenti Seduttori Tourbillon, y nuevos modelos de la línea Octo Finissimo, que desde su salida al mercado se han consolidado como grandes favoritos de los amantes de la alta relojería.

Un clásico renovado

En una de sus familias más consolidadas, la firma italiana presentó cinco nuevos modelos de Octo Finissimo, una de sus colecciones emblemáticas.

Una de los novedades más admiradas en esta ocasión fue el Octo Finissimo Repetidor de Minutos Oro Rosa. Se trata de una nueva versión del reloj que vio la luz en 2016, hecho en titanio. En ese entonces, esta creación de la casa italiana marcó un cambio de paradigma en términos de delgadez, con sus 3.12 mm de grosor, y estableció nuevas reglas para el enfoque de la mecánica y las complicaciones clásicas.

Este nuevo Octo Finissimo es digno representante de esa tradición, por lo asombroso de su técnica y el encanto de su diseño. En la esfera encontramos marcadores de hora incisos y recortados, lo mismo que en el segundero, ubicado a las 6; todas esas aberturas magnifican la resonancia dentro de la caja y a optimizar el efecto sonoro.

Sobre el aspecto visual más seductor, el oro rosa de 18 quilates está presente en la caja (de 6.90 mm y con fondo transparente) y, arenado, en la esfera. Su movimiento mecánico de manufactura BVL 362 contribuye a que, con esta pieza, Bvlgari siga rompiendo las reglas de la relojería.

Serpiente preciosa

Serpenti, otra de las líneas icónicas de Bvlgari, también dio a conocer novedades en Dubai. Sin duda, la que causó más sensación fue Serpenti Seduttori Tourbillon, con el que, una  vez más, la casa romana establece nuevas normas en la industria. ¿La razón? Aquí encontramos el tourbillon para mujer más pequeño del mercado, concebido con la misión de adaptarse a las dimensiones de la emblemática serpiente.

Su corazón es el tourbillon con calibre BVL 150, chapado en rodio y decorado a mano con Côtes de Genève. En el movimiento de esta pieza se materializa la unión de los conocimientos relojeros suizos con el savoir-faire joyero que distingue a Bvlgari.

Bvlgari presentó tres modelos de Serpenti Seduttori Tourbillon: en oro rosa de 18 quilates con pavé de diamantes y correa de piel de cocodrilo marrón; otro en oro blanco de 18 quilates y correa de cocodrilo azul; por último, otro en oro blanco con pavé de diamantes y brazalete con full pavé de diamantes.

Distinguidos y sobresalientes a nivel técnico, los tres relojes honran la herencia de la casa, que mantiene su sitial privilegiado en la relojería.

bulgari.com

Pixel Pixel