Bovet celebra casi 200 años de ingeniería pura y dura con Récital 27

La dinastía Bovet nació en el pueblo Fleurier, en el Chateau de Môtiers que en su día era propiedad de la familia. Eran expertos en la fabricación de relojes de bolsillo altamente decorados con los que comerciaban en todo el mundo. Desde Asia hasta el imperio Otomano, Europa y América. 

Más que a producir relojes bellos, Bovet se concentró en innovar, fue la primera marca en utilizar un fondo de caja de exposición (ahora un estándar en la alta relojería) y ostentó el récord mundial de reserva de marcha con 370 días en un reloj de 1910. Sus logros más destacados fueron también cronógrafos únicos que dieron lugar a un reloj de caballete que sentaría la bases para el sistema convertible patentado Amadeo de la actualidad y muchos más. 

Para el Récital 27 de la Dimier Collection la Casa relojera no escatimó. Es una pieza compleja, ampliamente decorada y potente. El Récital 27 es la versión única de Bovet de la indicación de múltiples husos horarios. 

Los relojeros de Bovet complementaron este logro del triple huso horario con un indicador de fase lunar en forma de cúpula magníficamente decorado. Una complicación fascinante que es tan precisa que solo requiere una única corrección cada 122 años.

Al voltear el reloj puedes darte cuenta del manifiesto de todo su talento. El cristal de zafiro del fondo revela todo el movimiento. Descubrirás nuevos detalles continuamente que ilustran a la perfección el virtuoso desplegado en la decoración de cada componente. 

Esta pieza excepcional tiene una correa de piel de aligátor, diámetro de 46,30 mm, reserva de marcha de 7 días. Su calibre es 13DM04-3FPL con movimiento de cuerda manual, frecuencia 21’600 v/h y resistente al agua 30 metros. El Récital 27 R270007 tiene una esfera guilloché verde en caja de oro rojo de 18 quilates mientras que el R270001 la tiene en un tono azul. Ambos cuentan con una garantía de cinco años. 

Actualmente Bovet combina los mecanismos más sofisticados con la más alta artesanía. Sus técnicas artesanales más destacadas son el grabado a mano, el trabajo de esmalte y la pintura en miniatura. Los coleccionistas experimentan el verdadero placer del lujo del tiempo con los relojes más finos de Bovet. Y para garantizar aún más esta excelencia el propietario, el señor Raffy, ha limitado la producción anual de relojes artesanales de la casa. Fabrica todos los componentes internamente, respeta al máximo los procesos artesanales suizos y reafirma su compromiso con la singularidad de la marca. Descubre mucho más del Récital 27, esta pieza inigualable, en su página oficial. 

Pixel Pixel