456 diamantes y una flor sonriente, así es el nuevo reloj de Hublot

La primera colaboración de Hublot con un artista contemporáneo japonés no podía ser menos que perfecta, y quién mejor que Takashi Murakami para representar el movimiento creativo que la casa relojera ha buscado bajo el lema «El arte de la fusión».

El estilo de Murakami es reconocido internacionalmente con el nombre de Superflat. Sus piezas combinan herramientas multimedia visualmente modernas, con un toque sutil de la tradición japonesa y la cultura pop. Takashi sería lo equivalente a una estrella del rock del mundo del arte y, al haber unido fuerzas con Hublot, queda más que comprobado por qué es uno de los mejores artistas vivos del planeta.

Murakami es claro en sus convicciones, si iba a colaborar con Hublot lo iba a hacer en serio: visitó los cuarteles centrales de la manufactura para familiarizarse con el trabajo de un relojero y con los diseños. Esto desencadenó un proceso creativo que dio como resultado el Classic Fusion Takashi Murakami All Black, inspirado en el ícono del artista, la flor sonriente.

A veces, las colaboraciones con empresas de relojes solo implican la impresión en el empaque, por lo que solía decir que colaboraría solo si pudiera participar plenamente

El modelo se basa en el All Black, inventado por Hublot en 2006, pero para darle un efecto más poderoso, los pétalos y la cara sonriente están engastados con 456 diamantes negros. Pero eso no es todo, ya que los ingenieros de Hublot desarrollaron un ingenioso sistema de cojinetes de bolas que hace que los pétalos giren. El centro de la flor sonriente se inserta en el cristal de zafiro, creando un efecto tridimensional.

Los relojeros de Nyon instalaron en la caja de 45 mm un movimiento calibre HUB1214 UNICO que ofrece una reserva de marcha de 72 horas. La caja de cerámica negra tiene un acabado satinado y pulido que va a la perfección con la esfera de zafiro con tratamiento antirreflejante y con la correa de goma del mismo tono.

Esta primera colaboración entre Hublot y el artista japonés se convertirá en un verdadero artículo de colección que sólo 200 personas podrán adquirir en sus boutiques o en su sitio.

Pixel Pixel