Tres formas de maridar tequila con tres de nuestras etiquetas favoritas

La riqueza de este espirituoso es idear para acompañar algunos platillos.

El tequila es el espirituoso mexicano por excelencia, su complejo sabor lo convierte en una bebida digna de apreciarse, que llena el paladar con toda la esencia del agave y los cientos de componentes que hay en un sólo caballito; por tal motivo, también es un trago ideal para maridar con ciertos platillos que complementen la experiencia de beberlo.

PUBLICIDAD

Relacionadas: 5 etiquetas que no pueden faltar en tu vitrina

En Robb Report México nos encanta combinar la gastronomía con tus espirituosos favoritos, es por eso que reunimos tres formas de maridar tequila con algunas etiquetas que te encantarán.

Si tienes antojo de sabores del mar…

El tequila blanco se distingue por su cuerpo suave y las notas cítricas es resultado de su proceso de destilación; sus aromas, entre dulces y ácidos, son ideales para acompañar platillos del océano.

El sabor de tus mariscos favoritos combinará a la perfección con Tequila Casa Dragones Blanco, una etiqueta que significa una explosión de sabores que atraviesan por tonos de pimienta y clavo de olor para finalizar de manera refrescante entre acordes dulces de almendra.

casadragones.com

Relacionadas: Tres etiquetas de champagne perfectas para disfrutar en la alberca

Para una comida a la mexicana

De los tequilas reposados destaca su sedosidad infinita mezclada con los sabores amaderados que resultan después de permanecer en barricas de roble, tal característica es ideal para ser contrastada con platillos mexicanos ricos en condimentos como el mole.

Para este fin, Don Julio Reposado será una excelente opción gracias a su armonía de sabores que van desde chocolate hasta canela y vainilla. En cuanto su final, será una cálida sensación acompañada de esencias de frutos secos, nueces y manzana con caramelo.

donjulio.com

Relacionadas: 30 tequilas para la colección de un buen patriota

Y para el postre…

Su envejecimiento, que suele tomar más de un año, convierte a los tequilas añejos en una sofisticada bebida que puede ser muy versátil al momento de maridarse. Es tanta su variedad de sabores y aromas que incluso puede maridarse con postres cremosos como mousse o créme brûlée.

En Tequila Clase Azul Añejo, existe una excelente opción para llevar a cabo este maridaje. En nariz, es una experiencia de madera, vainilla, almendras y manzanas, mientras que en su sabor se descubre la potencia del agave horneado

claseazul.com