¿Te gusta la privacidad total? La isla de Guana en las Islas Vírgenes Británicas es tu lugar

De acuerdo con un estudio de American Express, la privacidad se ha convertido en el nuevo lujo al viajar. Cada vez más evitamos los lugares concurridos para tener una experiencia única en un destino distinto y mucho menos visitado, donde se pueda estar seguro y en paz, como en la isla de Guana, que durante casi un siglo ha sido el refugio perfecto para llenarte de sol en absoluta privacidad.

Para proteger a sus 30,000 residentes contra la COVID, las Islas Vírgenes Británicas cerraron sus fronteras en marzo del 2020. Y aunque el gobierno reabrió en diciembre, se mantuvieron sus estrictos protocolos de sanidad, que incluyen, entre otras cosas, la obligatoriedad de hacerse pruebas antes de la entrada al destino.

En palabras simples, la Isla de Guana es como estar en el Caribe antes de que se hiciera público. Su extensión es de 850 acres, siete playas, montañas, jardines, huerto orgánico, docenas de senderos para caminatas e incluso una bandada de flamencos son algunas de las cosas que los huéspedes pueden disfrutar en su estadía.

Eso sí, no hay ningún bar público, puerto deportivo o ninguna instalación comercial. El sitio es discreto y la privacidad es absoluta -solo se permiten huéspedes registrados- por lo que ha sido el refugio para luminarios del mundo del arte, la literatura y la política.

Vía Travel +Leisure

White Bay Beach, conocida por algunos como la mejor playa de las Islas Vírgenes Británicas, es una extensión de media milla de arena blanca ideal para tomar un baño de sol y para alojarte su hotel boutique establecido en 1934, que fue construido con piedra nativa y coral. Ofrece 18 habitaciones y villas únicas con impresionantes vistas del Caribe y el Atlántico.

A la hora de la comida, las delicias no paran. Los chefs de isla de Guana crean exquisitos platillos bajo el concepto de la granja a la mesa, con productos de su propio huerto orgánico y panes artesanales. La estadía incluye todas las comidas y vinos, así como aperitivos, frutas tropicales y galletas recién horneadas.

Jost House

La diversión se traslada al agua con tablas y botes de remo, kayaks, sunfish & Hobie-Cat, equipo de snorkel y equipo de tenis. Otras actividades son esquí acuático, kitesurf, pesca local y en alta mar, wakeboard y buceo. Aunque, si lo que necesitas es relajación, entonces nada como el Hibiscus Spa, que ofrece masajes y tratamientos de belleza a la orilla del mar.

Pixel Pixel