St. Regis Roma, hospedaje de realeza

A pocos pasos de la Via Veneto y la Fontana de Trevi se ubica un punto de encuentro de la élite más importante de Italia y del extranjero: el hotel St. Regis Roma. Considerado como uno de los establecimientos más lujosos del mundo, el lugar se caracteriza por resguardar un ambiente de historia en donde se encuentran las ruinas de las Termas de Diocleciano fundadas en un área que rodea al hotel, que se extiende desde la Basílica de Santa María degli Angeli hasta la Plaza del Cinquecento. Asimismo, el edificio se sitúa en medio de dos fuentes: Moisés, una obra de arte de Domenico Fontana y la Najadi en la Piazza della Repubblica.

Las 138 habitaciones y 23 suites se caracterizan por contener una identidad única inspirada en el imperio de Luis XV y en las Regencias. Dentro de la exclusividad del hotel se encuentran suites de mayor elegancia como la Suite Real, que encarna la opulencia pura haciendo eco al hogar tradicional de los monarcas, jefes de Estado y celebridades; o la Suite Bottega Veneta, que expone un lujo discreto con una paleta de colores altamente sofisticada. También se encuentra la Suite de Diseñador, la cual se compone por obras de arte originales de colecciones privadas, con cuadros de Luca Pignatelli, Ubaldo Bartolini y Paolo Fiorentino; y la Couture Suite la cual se inspira en la moda, el arte y la literatura, compuesta por muebles de firma y accesorios que celebran lo mejor del estilo italiano.

En oferta gastronómica, el hotel cuenta con un restaurante íntimo con un toque contemporáneo: Viviendo il Mediterraneo. El chef ejecutivo Francesco Donatelli crea la oferta de un menú local y tradicional a la carta y una selección de exquisitas recetas de los países de la región mediterránea. Por otro lado, para disfrutar una tarde de cocteles, está Le Grand Bar, donde podrás disfrutar de una variedad de bebidas en compañía de aperitivos deliciosos.

Por: Sofía Padilla

Pixel