Richard Branson lo logró, viajó al espacio, en su propia nave, antes que Jeff Bezos y Elon Musk

Ni el hombre más rico del mundo, Jeff Bezos, ni el genio tecnócrata Elon Musk, fue el multimillonario Richard Branson quien finalmente tomó la delantera en esta nueva versión de la carrera espacial, que ya no es protagonizada por los gobiernos más poderosos del mundo.

El CEO de Virgin Galactic, se adelantó al vuelo anunciado por Blue Origin para el próximo 20 de julio, donde irá a bordo ni más ni menos que el fundador de Amazon y con ello inauguró oficialmente la era del turismo espacial.

Cómo fue el viaje de Richard Branson al espacio

Virgin Galactic cumplió con éxito el primer vuelo de prueba con equipo completo en la cabina de la VSS Unity, donde iba a bordo el fundador de la compañía, Sir Richard Branson.

La tripulación cumplió una serie de objetivos de prueba relacionados con la experiencia del cliente, que incluyeron la evaluación de la cabina comercial, las vistas de la Tierra desde el espacio, las condiciones para realizar investigaciones y la eficacia del programa de entrenamiento previo al vuelo de cinco días en el puerto espacial.

VSS Unity alcanzó una velocidad de Mach 3 después de ser liberado de la nave nodriza, VMS Eve. El vehículo alcanzó el espacio, a una altitud de 53.5 millas, antes de deslizarse suavemente hacia una pista de aterrizaje en Spaceport America.

El magnate se aventuró acompañado de los pilotos Dave Mackay y Michael Masucci y los especialistas en tripulación Beth Moses, Colin Bennett, y Sirisha Bandla.

“He soñado con este momento desde que era un niño, pero nada podría haberme preparado para la vista de la Tierra desde el espacio. Estamos a la vanguardia de una nueva era espacial. Como fundador de Virgin, tuve el honor de probar la increíble experiencia del cliente como parte de este notable equipo de especialistas en misiones y ahora astronautas. No puedo esperar para compartir esta experiencia con los aspirantes a astronautas de todo el mundo”, dijo Richard Branson.

Sin embargo, aunque la nave de Virgin Galactic rebasó los 80 kilómetros de altitud, distancia que Estados Unidos se considera como el límite al espacio, la empresa de Bezos, Blue Origin, señaló que no voló sobre la línea de Kármán, altitud marca internacionalmente el límite del espacio (100 kilómetros).

Precisiones que quedarán para la polémica, pero no quitan el hecho de que se ha empezado una nueva era de turismo espacial.

Pixel