Hotel Brick, lo mejor que le ha pasado a la Roma desde que se puso de moda

Hotel Brick

La Colonia Roma es un barrio en México que ha ganado fama internacional por su historia, cultura, arquitectura y arte urbano. Lo han llegado a comparar con Soho, el famoso barrio de Nueva York gracias a todo lo que ofrece, tanto para turistas como locales.

Hoy, tras una profunda remodelación, un pequeño pero elegante hotel boutique, ampliará sin duda alguna esta proyección y mantendrá a este pintoresco barrio en la mira de un amplio universo de turistas que visitan la capital de México.

Hablamos del legendario Hotel Brick que pone en valor su pasado para cambiar el futuro de la hotelería de lujo en la zona.

La esencia británica del Hotel Brick

En contraste con el afrancesamiento propio de la colonia, una hermosa casona de estilo inglés se destaca en el número 95 de la calle Orizaba.

Hotel Brick

Fue el hogar de un distinguido banquero londinense en la primera década del siglo pasado y su nombre encierra una curiosa anécdota. Se dice que en uno de sus viajes al país, el antiguo propietario, Sir William Newbold, trajo consigo ladrillos de color amarillo paja especialmente de Inglaterra, como contrapeso para la embarcación en que viajaba, mismos que fueron utilizados para la construcción de esta casona; que justamente, por tan particular material de construcción, fue conocida como Brick.

Actualmente, el inmueble mantiene la esencia de su arquitectura y ofrece diferentes espacios que acentúan el buen gusto, la belleza y la comodidad en cada uno de sus ambientes.

El Hotel Brick dispone de 17 habitaciones y suites, restaurante, bar y terraza, spa, salones privados para reuniones pequeñas y locaciones únicas para eventos especiales.

Las habitaciones

Diseñadas a la medida, con meticulosa atención en cada detalle y en cada sensación, las habitaciones y suites del Hotel Brick ofrecen confort, conectividad, privacidad y elegancia en un inmueble de diseño contemporáneo con toques clásicos, que revela la riqueza cultural y la admiración por el arte con la presencia de fotografías, pinturas y piezas únicas de artistas consolidados y emergentes.

La oferta va desde la Signature Suite con sala, chimenea y centro de entretenimiento, hasta las Rooftop Suites con terraza privada, una bañera sobrepuesta al estilo francés y área de descanso, pasando por las Junior Suites que cuentan con un balcón privado rodeado por frondosos árboles, ideales para disfrutar de un cóctel, tomar el sol o una taza de café al despertar.

Todas tienen amenidades de la casa Molton Brown, servicio de concierge, Wifi, menú de almohadas, sistema inteligente de luces y sonido, cafetera Nespresso y mini-bar.

La oferta gastronómica del Hotel Brick

La oferta gastronómica del Hotel Brick se centra en el talento de Armando Acosta, el chef Ejecutivo del Restaurante Cerrajería cuya “cocina de pureza” descansa sobre tres pilares, un profundo respeto al producto, la necesidad de evocar recuerdos y transmitir emociones al comensal y una técnica depurada desarrollada a lo largo de su trayectoria en la que se cuentan establecimientos de talla internacional como Mugaritz o El Celler de Can Roca.

El ambiente de este restaurante es un plus que redondea la experiencia: fresco y sofisticado, moderno y vibrante.

Desde allí, los comensales tendrán la oportunidad única de hacer un viaje culinario por el mundo, no sólo a través de su carta, sino por medio de un menú de degustación en un espacio íntimo frente a la cocina, en la Mesa del Chef.

Además de Cerrajería, el Hotel Brick deleita los paladares y agasaja los sentidos de sus invitados con espacios como Terraza 95, un lugar que llena de inspiración por su ambiente relajado compuesto de cómodos espacios con chimeneas y vistas panorámicas de la Roma. También cuenta con el espacio al aire libre Veranda, en el que puedes sentarte a disfrutar del paisaje con tu mejor amigo porque además es pet friendly.

Y por otro lado, destaca Embury Speakeasy: icónico, elegante y lleno de vibraciones para atrapar el momento perfecto. Ubicado en el sótano del edificio, dispone de una selección de cócteles de autor que se unen a pequeños bocados dedicados a complementar la experiencia líquida.

Hotel Brick

El spa

Finalmente, cerrando con broche de oro, aparece, como un oasis de calma en la ajetreada capital, Hela Spa, con un servicio altamente personalizado y terapeutas expertos que ofrecen una variedad de masajes, tratamientos faciales y envolturas corporales.

Por todo esto y más Hotel Brick está llamado a convertirse en un imperdible de la ciudad y es, sin dudar, lo mejor que le ha pasado a la Roma en mucho tiempo.

Pixel