El Mandarin Oriental Ritz, Madrid: una tentación clásica

Con más de un siglo de existencia, es natural que un hotel se vuelva parte de la identidad de una ciudad, máxime si se trata de uno de la más alta categoría, con una reputación sostenida por la distinción de sus instalaciones y la excelencia de su servicio.

Inaugurado en 1910, el Mandarin Oriental Ritz, Madrid se localiza frente a los museos del Prado y Thyssen, y ha recibido a personalidades de la talla de Woody Allen y Frank Sinatra, cuya presencia ha contribuido a fortalecer la reputación del establecimiento.

El propio César Ritz participó en la creación del hotel en la capital española y estableció los estándares de servicio que se mantienen hasta hoy, ya como parte de la colección Mandarin Oriental Hotel Group.

El Mandarin Oriental Ritz, Madrid seduce con una propuesta gastronómica de cinco restaurantes y bares, bajo la batuta del chef Quique Dacosta, poseedor de tres estrellas Michelin.

El núcleo del proyecto es Deessa, con espíritu mediterráneo, pero que privilegia el producto local. Para los amantes de la cocina tradicional del hotel, Palm Court recupera sabores clásicos y suma un toque moderno.

Champagne Bar, por su parte, ofrece los mejores espumosos, mientras que Pictura presenta una baraja de clásicos y creaciones vanguardistas (incluidos free-spirits), en un ambiente que evoca un museo.

Por último, El Jardín del Ritz supone un viaje de sabores internacionales. Así, Madrid tiene en el Mandarin Orienral Ritz un imán al que los amantes de la hospitalidad refinada y la cocina gourmet no podrán resistirse.

Pixel