El Hotel Barrière Le Majestic Cannes conjuga el glamour de las estrellas de cine con la más alta gastronomía

Cuando pensamos en Cannes, nos vienen a la mente luces, cámaras, alfombras rojas y celebridades, no la villa de pescadores y monjes que un día fue. En medio de todo el glamour y sobre la Promenade de la Croisette se encuentra el Hotel Barrière Le Majestic Cannes, alojamiento parte de The Leading Hotels of the World que resume el encanto de la locación y la hospitalidad amigable de la vida provenzal.

Desde que el hotel abrió sus puertas, en 1926, se consolidó como un referente de majestuosidad, pues en el lobby te reciben pinturas de Francis Di Signori —uno de los artistas más populares del país—, escaleras de mármol de Carrara, pisos de mármol rojo de los Pirineos y detalles de art decó. Todos sus espacios, desde la alberca, el centro fitness, el spa, el Cine Club, la playa privada y hasta su terraza con jardín, están pensados para ser un santuario en el que el placer es la constante.

Sus 290 habitaciones —250 originales a las que luego se agregaron 40— son una combinación de comodidad, encanto y calidez, que se confabulan para que tengas los más dulces sueños y las mejores vistas al Golfe de la Napoule.

El Penthouse Majestic y las seis suites —Christian Dior, Melodie, Riviera, Michèle Morgan, Escale y Horizon— se distinguen del resto de las habitaciones por todas sus comodidades, entre las que se cuentan mayor espacio, terrazas y albercas privadas, amenidades haute couture, vistas panorámicas a la bahía, elementos hightech —sistema cinematográfico, baño sensorial con aromaterapia, techo de “estrellas” hecho de fibra óptica—, lounge y vestidores completos. Además, un mayordomo personal te ayuda a empacar, desempacar, planchar la ropa o lustrar los zapatos; hay props para mascotas y Le Studio by Petit VIP, que incluye workshops y actividades para que los niños se la pasen de lo mejor.

La oferta gastronómica no es cualquier cosa. Los cuatro bares —Le Bar Du Gray, La Terrasse Piscine Bar Galerie, La Rotonde Veuve Clicquot— y los 5 restaurantes —Le Gray D’Albion (restaurante de playa), La Terrasse Du Gray, Paradiso Nicole & Pierre, BFire y Fouquet’s— tienen detrás a mentes geniales como los chefs Pierre Gagnaire —a quien le han otorgado más de tres estrellas Michelin— y Mauro Colagreco, y el mixólogo Emanuele Balestra, quienes hacen que cada plato y cóctel sean una celebración a las tradiciones francesas, a los ingredientes locales y a la maestría del más alto nivel que sólo brinda un establecimiento como este.

Pixel