Cómo conocer Ottawa y no fallar en el intento

Si pudiéramos viajar por todo el mundo para darte una guía de qué hacer en cada ciudad lo haríamos, pero mientras llegamos a cada lugar de este planeta nos vamos a concentrar en Ottawa, ciudad que visitamos hace un par de días.

Lo mejor de ambos mundos confluye en Ottawa, por un lado está la enorme ciudad, con impresionante arquitectura, vastos sitios de interés, vibrante y llena de energía, y por otro están estos espacios al aire libre que permiten conectar con uno de las grandes cualidades de Canadá, su naturaleza.

Una de las mayores cualidades de Ottawa es el hecho de ser la capital de Canadá, característica que permite que sea un lugar lleno de historias, cultura y sitios de interés que tienes que recorrer, por suerte nosotros ya estuvimos ahí y volvimos con una serie de actividades con las que podrás explorar y conocer todo lo que tiene que ofrecer.

Video Recomendado

Double Decker Tour

Fotografías: Gray Line Ottawa

La forma más rápida de recorrer Ottawa sin demasiado esfuerzo y sin que te tome todo un día es el Double Decker, estos clásicos autobuses rojos de doble piso en los que tienes una vista privilegiada de 75 de los puntos más importantes de la ciudad, incluidos museos, el estadio, el parlamento y hasta la famosa residencia del Primer Ministro.

Ottawa
Fotografías: Gray Line Ottawa

El recorrido comienza en las calles Sparks y Elgin y puedes bajar y subir en las distintas paradas, incluso puedes extender tu estadía en algún punto y subir a otro de los autobuses que pasan durante todo el día.

Parliament – The Immersive Experience

Fotografías: Library of Parliament

La mala noticia: la Cámara de los Comunes y el Senado está en renovación. La buena, es que a través de un recorrido inmersivo puedes explorar este espacio del Parlamento y aprender sobre su historia.

Library of Parliament ofrece esta increíble experiencia interactiva con exhibiciones, videos, dioramas y un espacio que a través de luces emula la estructura del Parlamento, también nos permite conocer la historia del edificio, incluidos los detalles más complejos y oscuros, la función de cada persona que forma parte de él y hasta puedes oír algunos de los discursos ahí dichos que cambiaron la historia.

La experiencia es gratuita y solo requiere que reserves tu recorrido, ya sea en inglés, francés o incluso con lenguaje de señas.

Galería Nacional de Canadá

Ottawa
Fotografías: Galería Nacional de Canadá

Como no podemos excluir nuestro lado artístico, la Galería Nacional de Canadá es una parada obligatoria que te conquista desde el exterior con una arquitectura moderna y atractiva hecha de vidrio por Moshe Safdie, misma que resguarda en su interior alrededor de 40 mil obras históricas y modernas, desde pinturas y fotografías hasta instalaciones multimedia.

Además de darle espacio al arte europeo, el recorrido artístico permite que explores el arte de Canadá, en donde se exhiben artefactos antiguos, piezas religiosas, pinturas del Grupo de los Siete y esculturas inuit.

El recinto por si solo es una obra de arte y esconde pequeños espacios como una Capilla de Rideau Street con voces en coro que te envuelven casi de manera mágica. Incluso el exterior es impresionante, con una escultura de araña de 9 metros de Louise Bourgeois.

Recorrido en bicicleta Escape Tours & Rentals

Ottawa

Si prefieres tomarte tu tiempo para recorrer la ciudad la mejor opción es rentar una bicicleta y mejor aún si es en Escape Tours & Rentals con Spanky, una excelente guía para andar por la ciudad en este vehículo de dos ruedas y descubrir los lugares más emblemáticos de forma mucho más cercana.

Puedes rentar una bicicleta desde 1 hasta 4 horas y pasear por el canal Rideau, los barrios de Ottawa, explorar las Rideau Falls, el Parlamento y otros sitios emblemáticos, por supuesto siempre acompañado de un guía con pintorescas historias por contar.

Haunted Walk

No importa si no es octubre, cualquier época del año es buena para tomar una caminata nocturna llena de historias de terror, en donde a pie y a la luz de una linterna irán a los distintos puntos de Ottawa sacudidos por historias de fantasmas.

Algunos de los lugares encantados son el Museo de Bytown, el Fairmont Château Laurier y la escuela secundaria de Ottawa.

Hora del té en Zoe’s

Si el tour en Double Decker no te hizo sentir lo suficientemente británico, tal vez tomar la hora del té al interior del Fairmont Château Laurier en Zoe’s lo haga.

Con un elegante diseño y la tranquilidad necesaria para una buena charla con té y bocadillos, esto espacio pasó de ser una sala de conciertos a un ‘bar’ a finales de los 80’s, de ahí que su diseño incluye muchos candelabros, detalles únicos y obras de arte originales.

Ottawa

El menú de tés es extenso para que elijas lo que vaya con tu mood del día y se acompaña con scones ingleses, sándwiches y deliciosa repostería.

C’est Bon – Tour de comida gourmet

Este también es un recorrido pero para deleitar tu paladar, en donde cada parada es un restaurante que se va a encargar de servir distintos tiempos.

La experiencia es completamente guiada y el menú comprende distintos tiempos en diferentes sitios con paradas dulces y saladas en los hot spots de Ottawa, siendo la oportunidad perfecta para degustar no uno, sino varios restaurantes de la ciudad y probar distintas propuestas gastronómicas.

Ottawa

Nosotros comenzamos en Aiana, un restaurante con un menú hecho a partir de productos de la región y técnicas tradicionales y cerramos en Beckta, perfecto para una copa y un delicioso postre, lo mejor es poder caminar de un sitio a otra para que vayas haciendo espacio para el siguiente plato.

Un imperdible: Le Boat por el histórico Canal Rideau

Le Boat no es tan conocido de este lado del continente, no es el caso para Europa y Canadá en
donde está desde 2018. Recorriendo los 202 kilómetros entre Kingston y Ottawa, este es un medio único y imperdible para disfrutar del lugar pero al nivel del agua.

Esta es opción cómoda y bastante glamorosa para quienes buscan conectar con la vida en el agua de forma diferente. Para navegar no es necesaria la licencia ni tampoco experiencia, novatos y capitanes recibirán una capacitación rápida para zarpar en su crucero privado y con todas las comodidades.

Entre la relajante agua que te rodea, la naturaleza en las orillas, lo sitios históricos como las estaciones de esclusa y la animada cultura comunitaria que permite que descubras pequeños lugares con joyas culinarias y de entretenimiento, Le Boat es una actividad que sí o sí tienes que hacer.

Pixel