Casona Sforza, un hotel que más que hospedarte, te deja vivir Puerto Escondido en Oaxaca

Casona Sforza

Enclavado en la Barra de Colotepec, Oaxaca, se erige Casona Sforza, un recinto de 11 suites que ofrece una experiencia de lujo sostenible, en donde la personalización, la exclusividad y la privacidad adquieren un nuevo significado.

La naturaleza que rodea la propiedad se alió con la arquitectura de Ezequiel Ayarza Sforza y Alberto Kalach, con espacios de volúmenes y asimetrías limpias, técnicas milenarias de arcos y bóvedas, y atmósferas acogedoras que aprovechan colores neutros, maderas tropicales y texturas naturales que le hacen par a las vistas panorámicas del mar.

El interior de cada suite exhibe piezas artesanales, como tapetes de Teotitlán del Valle, textiles del Valle de Oaxaca, y hamacas, sillas y cortinas de Yucatán.

La propuesta gastronómica está basada en el farm to table, que garantiza ingredientes frescos y de temporada, todos provenientes de huertos de productores locales que respetan los ciclos de cosecha estacionales y no intensivos.

Casona Sforza
Fotos: Casona Sforza

Además, se ofrecen sesiones de yoga, masajes, lecciones de surf y actividades ecoturísticas, como avistamiento de delfines y ballenas, liberación de tortugas marinas, caminatas y expediciones alrededor de la propiedad.

Cómo surge Casona Sforza

El sueño comienza cuando el fundador viajó a Puerto Escondido y se quedó sorprendido por su diversidad, pero más aún por su comunidad.

Con el fin de fortalecer su identidad y preservar sus tradiciones creó Pueblo del Sol, un proyecto que se enfocaría en regresar y mantener las tradiciones ancestrales, contribuyendo al medio ambiente y la sociedad.

Reclutó artesanos, apicultores, agricultores y cualquiera que quisiera ayudar y puso en marcha el proyecto de comunidad. Después imaginó la casa de los sueños, que es la que ahora se convirtió en hotel.

Tras años de bocetos y búsqueda de inspiración, se llegó al diseño final y surgió Casona Sforza, con un diseño basado en técnicas milenarias, incluyendo bóvedas y arcos que, además de antisísmicos, permiten que las energías positivas fluyan por todas partes.

Fue el diciembre pasado que el inmueble abrió sus puertas, creando comunidad en todos los aspectos; desde las tazas al café en cada suite, hasta los insumos frescos del hotel, todos cultivados localmente en Pueblo del Sol.

Es por eso que Casona Sforza, más que un hotel, es un sueño, una casa para todos, un proyecto de la comunidad, donde cada detalle está pensado en hacerte sentir como en casa, protegido.

Pixel