El tenista más rico del mundo, Novak Djokovic, no sólo regala raquetas, tiene un corazón altruista

El pasado fin de semana, Novak Djokovic se llevó su trofeo número 19 de Grand Slam, al vencer al griego Stefanos Tsitsipas en la final de Roland Garros, con una remontada histórica que todos los fanáticos recordaremos.

Sin embargo, al concluir el partido, el serbio tuvo un gran gesto con uno de sus aficionados, que es lo que realmente se volvió viral y de lo que todo mundo ha hablado en los últimos días.

Y es que el número uno de la ATP se acercó a un niño que desde las gradas lo había estado apoyando durante todo el juego, incluso cuando iba abajo en el marcador, para regalarle su raqueta.

La reacción del pequeño, de origen mexicano, hizo todavía más notoria esta acción que le ha dado la vuelta al planeta, a través de las redes sociales.

En Robb Report, ese acto nos dio pie para destacar lo mucho que ha hecho el tenista más rico del mundo en favor de la infancia, sobre todo, de su país.

La fortuna de Novak Djokovic

Hasta agosto del año pasado, Novak Djokovic figuraba en los rankings de Forbes como el segundo tenista mejor pagado del mundo, a pesar de que algunos cálculos sobre su fortuna, reportados por otros medios especializados, lo posicionaban como el tenista más rico del orbe.

Lo cierto es que, hoy por hoy, el serbio es el número uno, indicutible, en el ranking que más debe importarle, el de la Asociación de Tenistas Profesionales (ATP).

Novak Djokovic
Fotos: novakdjokovic.com

El resto de indicadores sólo hablan de una muy merecida fortuna que, además, el jugador ha sabido administrar muy bien, haciendo inversiones, en su mayoría exitosas y destinando una parte a obras altruistas.

De acuerdo con lo reportado en el periódico El Economista, Novak Djokovic posee algunas cuantas propiedades en Nueva York, Miami, Marbella y Dubai.

Novak Djokovic
Fotos: novakdjokovic.com

Asimismo, ha abierto una serie de cafés y restaurantes y dirige una línea de productos alimenticios nutricionales, llamada Djokolife, además de ser la imagen de marcas como Peugeot, Lacoste, Asics y Head, entre otras.

Su lado altruista

Encumbrado como el primer tenista hombre en la Era Abierta -y solo el tercero de todos los tiempos- en ganar cada uno de los cuatro Majors, es lógico y hasta justo que Novak Djokovic se de algunos cuantos lujos.

Pero además de eso, el campeón destina una buena parte de sus recursos y esfuerzos en apoyar, principalmente, a la niñez de su país, que ha viso en él un ejemplo a seguir.

Novak Djokovic
Foto: Novak Djokovic Foundation

El más reciente ganador de Roland Garros decidió crear para este fin una fundación con su nombre en 2007, cuando apenas tenía cuatro años jugando tenis al máximo nivel.

Hasta la fecha, la Fundación Novak Djokovic ha creado un buen número de escuelas en todo el territorio serbio y su línea de trabajo se divide en cuatro puntos: colaborar con autoridades locales, construir edificios seguros y modernos, formación de profesores y enseñar mediante un plan de estudios actualizado.

Fotos: novakdjokovic.com

Además, desde 2015, sostiene un acuerdo de colaboración con la Universidad de Harvard para realizar investigaciones en favor de la infancia temprana.

Gracias a estas acciones y a su inegable mérito deportivo, el ex presidente serbio, Boris Tadic, le otorgó la Orden de la Estrella de Primer Grado en 2011, el mérito más importante para una persona en ese país, al mismo tiempo que la UNICEF lo sumó como embajador.

Recientemente, durante la pandemia, Novak Djokovic realizó una importante donación a un hospital de Bérgamo, Italia, una de las ciudades más afectadas por el virus.

Como se puede ver, el tenista ha dado mucho más que su raqueta a los niños y más importante aún, los ha inspirado con su sed de triunfo en la cancha.

Pixel