¿Cuáles ha sido los shows de medio tiempo más caros de la historia del SuperBowl?

Entre las muchas cosas que hacen que el SuperBowl sea lo que es, uno de los eventos deportivos más vistos cada año, están sin duda, los shows de medio tiempo, que son cada vez más exigidos y criticados.

Y ciertamente montar un espectáculo de esta magnitud en los tiempos récord que el evento demanda no es una tarea fácil y mucho menos barata.

Los organizadores invierten mucho dinero, tiempo y esfuerzo en cada uno de estos shows que, gusten o no, sí dan de qué hablar y, de alguna manera, extienden la influencia del fútbol americano más allá de la cancha.

En el SuperBowl LVI disputado ayer en el SoFi Stadium de Los Ángeles, los invitados fueron un grupo de grandes iconos que han marcado la historia del rap y el hip-hop en los Estados Unidos: Snoop Dogg, 50 Cent, Mary J. Blige, Dr. Dre, Kendrick Lamar y Eminem interpretaron fragmentos de sus hits ante 70 mil personas en el estadio más caro del mundo y millones de televidentes alrededor del planeta.

Los shows de medio tiempo más caros de la historia

Se sabe que ninguno de los artistas que se han presentado en los shows de medio tiempo del Superbowl cobra un solo dólar por ello. Su ganancia parece estar en la proyección y prestigio que esto les genera.

Lo cierto es que tampoco gastan, salvo casos excepcionales, absolutamente nada en realizar el espectáculo. Todo es asumido por los organizadores que, ya hemos visto, procuran echar la casa por la ventana y no escatimar en este renglón.

Siendo así las cosas, salta una duda al aire, ¿cuáles habrán sido los shows de medio tiempo más caros en la historia del SuperBowl, serán los mismos que han sido percibidos como los mejores?

La gran sorpresa es que al parecer no es así. Por ejemplo, de acuerdo con lo reportado por The Richest, uno de los shows de medio tiempo más recordados y mejor evaluados, el de Beyoncé, ha sido, al mismo tiempo, uno de los menos costosos, con una inversión de alrededor de 600,000 dólares. La estrella del popo actuó en 2013, en el Super Bowl 50, a lado de sus ex compañeras de Destiny’s Child.

En contraparte, uno de los shows de medio tiempo que más ha sido criticado, no sólo por que no gustó el espectáculo, sino por la polémica que envolvía a la organización en 2019, en torno a las protestas contra la brutalidad policial, costó alrededor de 5 millones de dólares y fue el ofrecido por Maroon 5, con los raperos Big Boi y Travis Scott como invitados en el SuperBowl LIII en el estadio Mercedes-Benz de Atlanta, Georgia.

Lady Gaga en Houston, también ofreció un show espectacular con numerosos drones y un gran despliegue de tecnología que elevaron los costos de producción por arriba de los 10 millones de dólares.

Sin embargo, no fue ese el show más caro, lo superaron Aerosmith y NSync con una mezcla de rock y pop, en el medio tiempo del Super Bowl XXXV que tuvo lugar en 2001 en el Estadio Raymond James. Se estima que este espectáculo le costó a la NFL alrededor de 11 millones de dólares.

Más o menos por la misma cantidad estuvo valuada la actuación de Bruno Mars en 2014 en el MetLife Stadium de Nueva Jersey, quien tuvo como invitados especiales a la banda The Red Hot Chili Peppers.

De acuerdo con The Richest, al menos 15 años atrás, Prince ofreció uno de los shows de medio tiempo más caros de la historia en el Super Bowl XLI, en 2007, con un costo estimado en 12 millones de dólares.

Sin embargo, según algunos reportes de medios especializados, el que encabeza la lista de los shows de medio tiempo más caros de la historia del SuperBowl es el ofrecido por Jennifer López y Shakira, que ronda los 13 millones de dólares en costos de producción.

The Weeknd es el artista que ofreció el espectáculo de medio tiempo el año pasado, supera a las divas del pop latino, pero no fue el show más caro para los organizadores, ya que él mismo puso de su dinero para solventar algunos gastos de producción que en total ascendieron a 17 millones de dólares.

Ahora que tenemos este aproximado de los shows de medio tiempo más caros de la historia del SuperBowl podemos pensar en cuáles han sido realmente los mejores.

Foto destacada: Facebook NFL

Pixel