Te decimos todo lo que debes saber del Jamón Ibérico

Compartir

Cualquier foodie que se precie sabe que los Jamones Ibéricos son piezas únicas de España que han necesitado años para lograr la excelencia.

Además de eso, hay toda una serie de reglas estandarizadas por Ham Passion Tour que nos enseñan a disfrutar de este manjar español fuera de sus tierras.

No todos los Ibéricos son iguales

Existen cuatro etiquetados: negro, rojo, verde y blanco. El primero verifica que la madre y el padre del cerdo en cuestión son 100% de raza ibérica inscritos en el Libro Genealógico; y que el animal, en su etapa de engorde, se alimentó de bellotas y otros recursos naturales de la dehesa.

Todos los Jamones Ibéricos son excelentes, pero la excelencia también tiene categorías.

El precinto rojo se usa para animales del 75% o 50% de raza ibérica y que en su etapa de engorde se alimentaron con bellotas y otros recursos naturales. El verde se le otorga a ejemplares del 100% raza ibérica alimentados en su etapa de engorde con piensos de cereales y leguminosas y con hierbas del campo.

Por último, el blanco es para ejemplares del del 75% o 50% raza ibérica, alimentados en granjas a base de piensos de cereales y leguminosas.

El secreto está en el corte

Un cortador experimentado en el mundo del Jamón Ibérico se hace llamar también escultor porque en el corte perfecto también reside el sabor.

Si el grosor y tamaño del corte es homogéneo y fino la excelencia está servida y lista par ser disfrutada. Conscientes de esto, Han Passion Tour creó toda una suerte de videos en los que nos dan paso por paso todos los trucos de un buen corte.

En cualquier sitio y a cualquier hora

No es muy común aquí en México hacerte con una pata de Jamón Ibérico y tenerla en casa. La opción ideal para los que queremos disfrutarlo, pero la pieza entera se nos hace mucho son los blísters. Esos bonitos paquetes que conservan el Jamón Ibérico cortado y envasado al vacío.

Para disfrutar de su sabor al máximo debes guardarlos en el refri a una temperatura de entre 2ºC y 5ºC. (No se recomienda congelarlo ya que puede perder propiedades)

Cuando quieras consumirlo sácalo con tiempo del refri para que el producto alcance la temperatura ideal de 24ºC. Se recomienda también sumergirlo unos instantes en agua templada y abrir el blíster 30 minutos antes de servirlo.