Takashi Murakami lanza su primer arte NFT con 108 variaciones de sus exclusivas flores

A la ola de los más hilarantes exponentes de arte NFT (tokens no fungibles), el diseñador japonés Takashi Murakami, que ha colocado sus icónicas flores a cuanto producto de lujo que usted se imagine, se unió al mercado del criptoarte y creó su primera obra NFT.

Durante la pandemia, Murakami observó cómo sus hijos interactuában en Nintendo Animal Crossing: New Horizons y ose dio cuenta que la realidad del mundo virtual estaba cambiando.

“Estaban viendo algunos fuegos artificiales dentro del juego mientras hablaban con sus amigos de la escuela, a quienes ya no podían conocer en persona, sino a través de Zoom”, explica el diseñador.

En esta línea, el artista notó la realidad de «valores cambiantes» al ver a sus hijos admirar la belleza del mundo virtual. “A partir de ese momento, comencé a cambiar completamente mis formas de expresión y enfoques creativos”, dijo.

De esta forma el artista se asoció con el ex director de Sonic Unleashed, Yoshihisa Hashimoto, para explorar las posibilidades del arte virtual o NFT art.

Así fue que su primer serie de obras de arte NFT, presenta la flor que o caracteriza en 24 x 24 píxeles «que evoca la nostalgia por Famicom (el sistema de entretenimiento de Nintendo)».

Murakami al arte NFT: seguir la tendencia

Oriundo del ya no tan lejano oriente, la serie de arte NFT de Takashi Murakami llega en 108 variaciones, «el número que significa deseos terrenales en el budismo».

En este sentido, el artista efectuó varias declaraciones a través de su cuenta de Instagram, donde recientemente apareció su primer arte NFT.

«Después de que se hablara mucho de la subasta de Beeple, (en Christie´s) yo mismo he estado contemplando el enfoque correcto» de hacia dónde va el arte, explica.

«La oportunidad me unió a Yoshihisa Hashimoto, una autoridad de los juegos en línea, y decidimos asociarnos en esto», añade Murakami en uno de sus publicaciones de Instagram.

«Con Hashimoto comencé a trabajar en varios proyectos y uno de ellos es este arte NFT. Estoy tanteando en la oscuridad», agrega.

El artista ha sido eje de recientes controversias, ya que se conoce desde el año pasado que sus negocios no van tan bien como en las épocas que ponía sus flores a colecciones de Louis Vuitton o botellas de Perrier.

Sobre un artículo que cuestiona su abordaje a la tendencia del arte NFT, el diseñador ratifica que no se trata de un exclusivo esfuerzo de hacer dinero, sino de comenzar a difundir su arte mediante las nuevas tendencias.

«Considero que el proyecto NFT es una aventura que explora las posibilidades de la belleza que se sincroniza con la expansión del dominio cognitivo humano. Es decir, zarpo hacia esa frontera», explica Murakami.

En este sentido, declaró a través de Instagram que «justo por esta época el año pasado, mi empresa en Japón se enfrentaba a una dificultad financiera crítica y, para evitar la quiebra, me vi obligado a tomar la difícil decisión de abandonar mi estudio en Long Island City, Nueva York, que había estado en funcionamiento, durante unos 20 años.

«A lo largo de los años, había invertido una enorme cantidad de dinero en mejorar y perfeccionar el espacio del estudio en el que era posible producir obras a gran escala. Allí hemos trabajado en bastantes proyectos. La tremenda soledad que sentí cuando dejamos el espacio era imposible de compartir con nadie más: estaba abrumado por una avalancha de emociones.

«Cuando uno de los miembros de mi personal me envió algunas fotos del estudio que ahora se usa como lugar de vacunación contra el Covid-19, días pasados, mis sentimientos fueron muy complicados y realmente sentí la no permanencia las cosas», dice el artista.

En esta línea, finalizó diciendo que «sinceramente espero llevar este nuevo proyecto más allá de la mera asociación de ‘dinero y quiebra’, la idea es encaminarnos hacia un éxito en una dimensión completamente diferente», concluye.

Si aún está a tiempo de adquirir alguna de las piezas de criptoarte de Takashi Murakami, que al momento alcanzan hasta los 10,000 dólares cada una, o bien solo contemplar sus dibujos para el dominio digital, puede hacerlo aquí.

Pixel