L’Aperó atrapa la esencia parisina en la mesa y en su atmósfera

Compartir

No es casualidad que la colonia Condesa se haya convertido en uno de los principales centros de reunión para los habitantes de la Ciudad de México; en buena medida, la variedad de su oferta gastronómica ha sido la responsable. En este amplio abanico es que se insertó L’Aperô (Michoacán 10), desde finales del año pasado.

Creado con el espíritu de un tradicional bistró, sin excesivas reverencias ni formalismos, pero no exento de maravillas culinarias que ameritan abrirle un espacio en la agenda, el establecimiento continúa la tradición iniciada por François Avernin, llegado a México a mediados de la década de los 60 y uno de los principales impulsores de la cocina francesa en la capital, con su participación en restaurantes como Champs Elysées.

L’Aperô comenzó a dar servicio en octubre de 2018, con una fórmula sencilla, clara y atractiva: cocina francesa actual, pero que incluye también influencias de gastronomías como la española o la italiana.

Esta propuesta se armoniza con un ambiente desenfadado al que contribuyen tanto el ánimo de los comensales como la decoración relajada pero sin descuido, con guiños que remiten a alguna bohemia rueparisina -en buena medida por los cuadros que copan las paredes-, y en tonos discretos de un equilibrio sólo exaltado por algunos acentos rojos -presentes sobre todo en la terraza-.

Todo ello convierte al restaurante en una opción que lo mismo funciona de maravilla para un jueves por la noche entre amigos que se reúnen a maridar charla con una copa de vino, que para una cena en tono más romántico o, por supuesto, por el gusto justo y puro de disfrutar alguna de las delicias que la carta presenta.

Como entrada, la tartine de chícharos con habas y queso de cabra es apuesta segura, lo mismo que el tremendo risotto con morillas o el filete en salsa de queso bleu; la charcutería de la casa es también sensacional y está disponible también para llevar gracias a la tienda, un punto más que hace brillar a L’Aperô dentro del mapa de la Condesa.