El Gran Premio Otomí 2018 cerró con broche de oro en San Miguel

Compartir

Entre sonrisas, aplausos y exclamaciones, el concurso de salto ecuestre Otomí Grand Prix llegó a su fin después de dos intensas semanas en las que algunos de los jinetes nacionales y extranjeros más destacados se enfrentaron en diversas competencias con bolsa de premios de hasta 1 millón de pesos.

Relacionadas: Robb Report México Derby regresó para deleitar a los amantes del mundo ecuestre

Por vigésima séptima ocasión, San Miguel de Allene recibió a deportistas y amantes hípicos ansiosos de presenciar una de las competencias de salto internacional más importantes del país.  El Otomí Residencial Hípico, el cual es catalogado como uno de los más importantes de México y se encuentra entre los 15 mejores de América del Norte, no defraudó a sus visitas y continuó demostrándose como la sede ideal para llevar a cabo tan importante evento.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Al ser la primera edición del Gran Premio en recibir una categoría de tres estrellas, el concurso se consolidó como uno de los más grandes y recurridos hasta el momento. Jinetes de México, Argentina, Dinamarca, Colombia, Perú y Brasil sorprendieron a todos los asistentes con su destreza y habilidad sobre los caballos.

Entre las competencias más destacadas resaltaron el Gran Premio Otomí CSI 3* BanBajio y el premio CSI 3* Clásico BUPA. En el primer concurso, México fue puesto en alto por los jinetes nacionales Francisco Javier Pasquel Quintana y Alfonso Gutiérrez Días, quienes terminaron en primero y segundo lugar respectivamente, seguidos por el brasileño, Rodrigo Lambre Della Croca.

En el Clásico BUPA, Lambre Della Croce fue quien se llevó el triunfo mientras que Gerardo Pasquel Méndez y Nicolás Alejandro Pizarro Suarez de México tomaron los siguientes lugares.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Relacionadas: Este es el residencial de San Miguel de Allende donde vivirás la experiencia hípica de tu vida

Por supuesto, el Gran Prix no hubiera podido estar completo sin el sofisticado ambiente, la alta gastronomía y la refinada coctelería que le distingue. A lo largo de las jornadas, jinetes y visitas pudieron disfrutar de cada prueba con familia, amigos e incluso mascotas atendidos por un servicio de primera en un cómodo espacio con atmósfera íntima y cálida.

Dentro del evento, los asistentes también tuvieron la oportunidad de comprar en múltiples stands recuerdos, accesorios para personas y caballos e incluso obras de arte para decorar el hogar. 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Sin duda el Gran Premio Otomí continuó reafirmándose como una de las más grandes exposiciones del deporte ecuestre a nivel mundial. Cuando este vuelva a celebrarse el año que viene, no te arrepentirás de sumarte a la afición e ir a conocerlo tú mismo. Estamos seguro que tú y tus amigos tendrán una experiencia única que no olvidarán jamás.