El empoderamiento femenino de Nathalia Milán en su nuevo video

Nthalia Milán

Inició su carrera siendo una niña, pero hoy, la cantante mexicana Nathalia Milán se muestra como una mujer empoderada y dominante en el nuevo video de su tema “No te las voy a dar”.

Al son de ritmos latinos que le hacen un guiño a la cumbia y otro al reguetón, la intérprete se revela ante las mentiras y el dominio de un hombre visiblemente maduro y aparece dueña de la situación, con dinero, poder y decisión.

“Me molesta cuando piensas que conmigo tú puedes jugar, que no me hables directo que no seas real” dice la letra del pegajoso single que seguramente de hará parte del repertorio de los centros nocturnos.

“Ya no trates no intentes comprarme con tus mentiras a mi no me tiras yo me sé levantar

No me pidas más explicaciones, así es mi vida, a mi no me las pidas, no te las voy a dar”, remata el coro.

Al final del clip, el mensaje más fuerte es el hashtag #NiUnaMenos, que se ha vuelto la consigna en contra de los feminicidios, un grito de guerra compartido por todos, más allá de géneros, edades o credos y una declaratoria a título personal por parte de Nathalia Milán.

Un poco de historia de Nathalia Milán

Rubia, de personalidad desenfadada y hasta un tanto irreverente, la joven artista empezó su carrera a los 16 años de edad.

Oriunda de Culiacán Sinaloa, Nathalia Milán ha escapado de la banda y el regional mexicano para irse ganando una posición más cercana al pop, aunque no le gusta caer en géneros ni estereotipos y pasa de la balada a algo más rítmico como es el caso de su nuevo tema.

Siempre fresca y renovada, ha grabado temas como “Rapidito”, cuyo videoclip se filmó en el paradisíaco puerto de Acapulco, Guerrero.

Asimismo, interpretó “Supongo”, un single grabado con el cantante y DJ Alex Midi, exintegrante de la agrupación mexicana Moenia.

Apasionada de la música desde que iba en preescolar, la voluntariosa y juvenil Nathalia Milán se mantiene fiel a sus convicciones apostando por una propuesta difícil de categorizar, pero sin duda, honesta y pegajosa.

Pixel