Científicos descubren de dónde vienen los monolitos de Stonehenge

El origen de las rocas gigantes o monolitos de Stonehenge finalmente fue descubierto luego que una pieza faltante del sitio fuera devuelta 60 años después.

Lo que para algunos parecía un solar creado por seres extraterrestres, fue revelado a través de un artículo publicado recientemente en la revista Science Advances.

Los arqueólogos han identificado la fuente de las grandes piedras «sarsen», también conocidas como megalitos de Stonehenge, en un área a 24 kilómetros al norte del famoso sitio, cerca de Marlborough.

Estas piedras monolíticas de 22 pies forman la herradura central de Stonehenge, y hasta ahora habían sido mposibles de identificar, mientras que las piedras azules más pequeñas se remontan a las colinas de Preseli en Gales, según English Heritage.

El material central de los sarsens fue removido durante las excavaciones arqueológicas hace más de 60 años y no fue hallado nuevamente hasta que Robert Phillips, quien estuvo involucrado en el proyecto, decidió devolver parte del mismo el año pasado.

Luego, los investigadores llevaron a cabo pruebas no destructivas en Stonehenge y descubrieron que todos venían de la misma área.

A posteriori, fueron analizados los afloramientos en todo el Reino Unido y se «descubrió que cada uno tenía una firma geoquímica diferente, pero fue la oportunidad de probar el núcleo devuelto lo que nos permitió determinar el área de origen de Stonehenge«, explicó el profesor de geografía de la Universidad de Brighton, David Nash.

Después de una prueba destructiva en el material del núcleo, los investigadores lo rastrearon hasta un área llamada West Woods.

Según la historiadora británica Susan Greaney, estas piedras fueron «elegidas».

Stonehenge fue revelado ante la ciencia.

«Poder identificar el área que los constructores de Stonehenge utilizaron para obtener sus materiales alrededor de 2500 AC, es una verdadera emoción. Ahora podemos comenzar a comprender la ruta que podrían haber recorrido y agregar otra pieza al rompecabezas”, dijo Greaney.

Los investigadores todavía se preguntan cómo se transportaron las piedras hasta su ubicación actual.

Pixel