Adriana Lima entrena box con niños desfavorecidos de CDMX

Compartir

Si hay un deportista que merece todos mis respetos ese es Muhammad Ali. Su manera de pelear pasó a los anales de la historia, pero también su forma de comportarse fuera del cuadrilátero. En mis momentos más débiles recuerdo una de sus frases: «Soy el más grande. Me lo dije incluso a mí mismo cuando no sabía que lo era».

Ahora imaginemos lo que esta frase puede influir en un niño que vive en una de las zonas más marginadas de Ciudad de México y al que las oportunidades le son contadas.  Por eso, organizaciones como TRASO cuyo objetivo es mejorar la situación de vida de algunas de las familias más vulnerables de México es tan importante.

Su esfuerzo se vio recompensado hace tres años al convertirse en una de las 160 organizaciones que reciben ayuda de Laureus Sport for Good, un programa patrocinado por marcas de la talla de IWC Schaffhausen o Mercedes-Benz, y que cree fielmente en que a través del deporte se puede crear un mundo mejor. 

TRASO cuenta con un proyecto en el que a través del boxeo y el desarrollo personal se busca prevenir la violencia. Así que la idea de traer a Adriana Lima quien es una apasionada del boxeo y además es imagen de IWC hacía todo el sentido.

Durante toda una mañana los niños pudieron entrenar en sus ajadas instalaciones de Tacubaya con una supermodelo que lleva 10 años encima de un ring y de la que pudieron aprender no solo tips de boxeo, sino que escucharon también de ella que eran los más grandes, aún si todavía no lo sabían.