Giorgio Armani entra al mundo de los yates con un nuevo proyecto

Como buen italiano, Giorgio Armani es un apasionado de la navegación y, por supuesto, del lujo. Por eso no es raro que cada verano se le vea vacacionando a bordo de su yate Maìn verde militar de 213 pies y seis camarotes de la marca Codecasa —que en 2008 sustituyó al anterior Mariù, hecho por el mismo fabricante—.
Como parte de sus inquietudes de expansión e innovación (una filosofía que está detrás de su marca), ha decidido convertir ese gusto en un negocio que dejará a más de uno con ganas de surcar los mares.
El proyecto que está preparando la casa de moda viene acompañado de un aliado: The Italian Sea Group, operadora global de embarcaciones de lujo encabezado por el empresario italiano Giovanni Costantino y que está a cargo de Admiral Yachts, que produce yates, y Tecnomar, que se enfoca en lanchas de alto rendimiento y alta tecnología.
Las dos fuerzas azzurras conceptualizarán y manufacturarán un superyate único en su clase, de 236 pies que debutará en 2024.

Los detalles del proyecto aún se mantienen en secreto, tanto por parte de Admiral como de la marca de moda, pero sus dimensiones dejan ver el estilo de vida al que estará enfocado: con un diseño interior perfectamente cuidado por el equipo de Armani —con la misma maestría con la que se ha encargado de diseñar proyectos residenciales y hoteles de lujo—; no dudaríamos que, incluso, incluyeran piezas de las colecciones de homeware de Armani Casa.

Con un diseño simple, elegante, confortable y funcional, Armani buscará recrear el placer que da poseer un superyate que genera serenidad y los ritmos del mar.

Pixel Pixel