El Rolls Royce de Johnny Cash recibe corazón eléctrico: Tesla y rock & roll

Un clásico Rolls-Royce Silver Shadow de 1970 que fue propiedad del ídolo del rock & roll, Johnny Cash, está de vuelta en la carretera con un nuevo espíritu cero emisiones, tras la minuciosa labor de Shift Electric Vehicles de Albany, Oregon, en los Estados Unidos.

Cuando el tren motriz del Rolls llegó a su fin después de 210,000 kilómetros, su propietario decidió convertir el vehículo en un EV (Electric Vehicle) usando un Tesla Model S como donante.

Desde 2009, la compañía trabaja principalmente en autos clásicos y hot rods, por lo que fue una combinación ideal tanto para la compañía como para el automóvil.

Shift EV ha incursionado en otras conversiones inusuales como un Streamliner que batió récords, un Electric Woods Road Wagon de 1904, un Porsche 911 de 1978 y hasta un helicóptero.

Rolls Royce de Johnny Cash
Rolls Royce de Johnny Cash
Rolls Royce de Johnny Cash

Dada la historia de Shift EV, no debería sorprender que las personas involucradas pudieran evitar algunos de los problemas que podrían haber afectado a los mecánicos de conversión menos experimentados.

Un Model S, el donante del Rolls Royce de Johnny Cash

En un breve resumen del proyecto del Rolls Royce de Johnny Cash en el blog de la empresa, mencionan que el EV donante era un Model S 2016 con una batería de 75.0 kWh.

Eso es clave porque Shift EV sabía que el vehículo en bruto sería fácil de modificar y encajaría satisfactoriamente en un Rolls.

De esta forma decidieron acomodar los packs de baterías en el suelo del Rolls Royce de Johnny Cash dejando suficiente distancia del rodaje para que funcione correctamente.

De acuerdo a Shift EV, el propietario anónimo de Rolls le preguntó a Tesla si haría la conversión, pero la oferta fue rechazada.

Fueron muchas las difíciles decisiones a tomar durante la restauración del Rolls Royce de Johnny Cash, indica la empresa en su blog, como dónde colocar la gran pantalla de información y entretenimiento del Tesla, que fue colocada en el maletero para que el auto se vea lo más original posible.

Asimismo, otro de los retos fue hacer que funcione el volante original, frente a la arquitectura más moderna de Tesla.

Muchos de los diseños del Rolls Royce fueron realizados en CAD 3D, de esa forma pudieron acomodar los componentes del vehículo donador, en su ubicación final.

Diferentes aspectos como los cojinetes de las ruedas de Tesla eran importantes de usar, ya que poseen sensores que envían velocidades de rueda individuales a la computadora para proporcionar el frenado con ABS, además del control de tracción y estabilidad.

Por otra parte, indican en su blog, que el del Rolls Royce de Johnny Cash es aproximadamente 10 pulgadas más estrecho que el Model S, por lo que se usaron ejes estrechos personalizados.

Pixel